Vettel quiere más récords en un fin de semana de despedidas

El Mundial de Fórmula 1 echará el cierre este fin de semana con su tradicional despedida en el Gran Premio de Brasil, escenario de batallas decisivas en el pasado, pero relegado esta vez a carrera testimonial por la dictadura de Sebastian Vettel (Red Bull), en el camino de nuevo récords al frente de una parrilla marcada por las despedidas.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)



La más significativa de esas despedidas será la de Mark Webber, quien abandonará la Fórmula 1 después de un periplo de 12 años que también le llevó a Minardi, Jaguar y Williams. El australiano, que no saborea el triunfo desde hace 28 carreras y fue segundo el pasado domingo en Estados Unidos, quiere despedirse en lo más alto antes de su salto a Porsche para competir en las 24 Horas de Le Mans y en el Campeonato del Mundo de Resistencia.

En caso de triunfo, el australiano, doble ganador en Brasil (2009 y 2011), se cobraría una pequeña venganza sobre su compañero de equipo, con el que ha vivido una tensa cohabitación más tirante que nunca esta temporada y un evidente punto álgido en Malasia, donde Vettel se saltó las órdenes de equipo para adelantar a Webber y apuntarse el triunfo.

El alemán quiere desmarcarse de todas estas especulaciones y seguir alimentando su hambre de victorias, aún sin saciar pese a que acumula ocho triunfos consecutivos, a uno de la plusmarca histórica que el italiano Alberto Ascari estableció hace 60 años. El otro récord que podría igualar Vettel este domingo es el de victorias en una misma temporada (13), marcado por su compatriota Michael Schumacher en 2004.

También será una jornada especial para Felipe Massa, que cerrará ante su público en el Autódromo Jose Carlos Pace una etapa de ocho años en Ferrari. El brasileño ya ha firmado para la próxima temporada con Williams, despejando una incertidumbre que aún sienten pilotos como Sergio Pérez, quien se despedirá tras un solo año en McLaren.

En el plano meramente competitivo, el segundo puesto en el Mundial de Constructores es la única incógnita aún por resolver en Sao Paulo, después de que Fernando Alonso confirmara en Austin su subcampeonato de pilotos.

En esta particular pelea, Mercedes aventaja en 15 puntos a la 'Scuderia', que espera volver a Brasil el próximo año peleando por lo máximo. Para ello, deberá confirmar su anunciada revolución interna y adaptarse a los nuevos motores V6 turbo, sucesores de los V8 que rugirán por última vez este domingo.