Vettel mantiene su claro dominio y Alonso, con todo en contra

El alemán Sebastian Vettel (Red Bull) continúa con su dominio al lograr su segunda victoria consecutiva en el mundial de Fórmula Uno, al imponerse en el Gran Premio de Malasia, en el que Fernando Alonso (Ferrari), que podía haber subido al podio, terminó sexto.
EFE / Sepang

La carrera de Vettel no tiene casi historia. Se instaló en la primera posición al darse la salida, administró su ventaja y tan solo en dos ocasiones cedió el liderato, una vuelta cada vez, cuando se detuvo a cambiar neumáticos, a Fernando Alonso. El único momento de inquietud, aunque no lo pareció, fue en la vuelta 29 de las 56 de que constó esta segunda prueba del mundial, cuando le avisaron por la radio para que no utilizara más el KERS.

Si Fernando Alonso lo tenía difícil antes de la carrera, cuando se inició las cosas se complicaron aún más, al perder dos puestos en detrimento de los Renault y de su compañero el brasileño Felipe Massa. El español fue remontando, alargando la vida de sus neumáticos y cuando montó los duros a quince vueltas del final, se dispuso a lanzar su ataque para subir el podio.

La víctima propiciatoria era el británico Lewis Hamilton (Mclaren) al que acosó durante dos vueltas, pero no le pudo adelantar en la recta de meta porque el alerón trasero móvil del Ferrari dejó de funcionar. Alonso lo intentó curva tras curva y a la salida de una de ellas entró en contacto el alerón delantero izquierdo con la rueda trasera derecha del McLaren y parte del apéndice aerodinámico saltó por los aires, obligando al piloto de Ferrari a detenerse en talleres para cambiar el morro del coche, lo que le hizo perder tres puestos. Finalmente, el asturiano terminó sexto la carrera.