Vestido y calzado sitúan al IPC en su mayor nivel en año y medio

Abril. La inflación crece nueve décimas y alcanza una tasa interanual del 1,8%, tres décimas más que la media nacional. Sectores. La temporada de primavera eleva un 5,5% los precios de los artículos de moda
J. ROMERO

Los precios mantienen su escalada. La inflación creció en la provincia de Salamanca en el mes de abril en nueve décimas para situarse en una tasa interanual del 1,8%, la más alta desde noviembre de 2008, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Por segundo mes consecutivo, el vestido y el calzado protagonizaron el incremento mensual más importante. La llegada de la temporada de primavera ha poblado los escaparates con prendas con precios más caros que en marzo, en concreto un 5,5%. Ahora bien, no representa un fenómeno novedoso. Sin ir más lejos, la inflación creció un 5,4% en la ropa y los zapatos en abril de 2009. La evolución mensual de los artículos de moda en Salamanca ha alcanzado, además, un valor moderado. El alza de la inflación en el vestido y el calzado en la provincia fue, incluso, la menor del país. La tendencia en los últimos doce meses también es positiva para los bolsillos de los consumidores. Renovar el vestuario cuesta un 1,2% menos que hace un año.

Además de la ropa y el calzado, el repunte del IPC en la provincia, que encadena siete meses consecutivos de subidas, se explica por los incrementos mensuales de los precios en el transporte, con un 1,4%, los hoteles, restaurantes y cafeterías, con un 1,3%, la vivienda, con un 0,8%, y, en menor medida, las bebidas alcohólicas y el tabaco (0,2%) y los alimentos, las bebidas no alcohólicas, y las medicinas (0,1%). Los precios se mantuvieron, por su parte, estables en la enseñanza y descendieron en abril un 0,9% en comunicaciones y un 0,1% en menaje y ocio y cultura, según el informe mensual del INE. La inflación interanual en Salamanca avanza a un ritmo ascendente levemente superior al conjunto de Castilla y León, donde el IPC es del 1,7%, con la provincia de León a la cabeza, con un 2,2%. La evolución de los precios se encuentra también por encima de la media nacional, del 1,5%.

Los grupos más inflacionistas en el último año en Salamanca son las bebidas alcohólicas y el tabaco, el transporte y la vivienda. Los más perjudicados son, sobre todo, los fumadores y los aficionados al alcohol. En este caso, el IPC ha crecido en los últimos doce meses un 12,8%. El transporte aparece como el segundo grupo de consumo que ha experimentado un mayor incremento anual, con un 8,3%, en Salamanca. Cierra este trío de artículos más inflacionistas la vivienda. El IPC ha subido un 4,5% en el último año en el sector inmobiliario. Por otro lado, la restauración ha sufrido un encarecimiento fuerte de los precios, del 3,4% en concreto. La enseñanza, por su parte, ha moderado su aumento hasta el 2%.

Frente a estas alzas, los consumidores salmantinos se benefician de costes inferiores que en abril del pasado ejercicio en productos de primera necesidad como la alimentación y las bebidas no alcohólicas, con un abaratamiento de los precios del 2%, y la ropa y el calzado, con una corrección a la baja del 1,2%, pese a los ascensos experimentados en los meses de marzo y abril. La inflación también es menor que hace un año en el ocio y la cultura, con una caída del 1,9%, y las comunicaciones, con un descenso anual del 1,4%.