Verano de grandes estrenos y grandes fracasos

Megaproducciones y grandes del 'celuloide' no encuentran el respaldo del gran público que cada vez visita menos las grandes salas. 

El verano, en lo que a vacaciones se refiere, toca a su fin y los primeros datos que arroja el estío en las carteleras evidencia la grave crisis por la que está atravesando el séptimo arte, absorbiendo grandes fracasos de megaproducciones llegadas desde Hollywood.

 

Uno de los grandes fracasos del periodo veraniego es 'El llanero solitario', la readaptación de la radionovela del año 1933 y que protagonizan Johnny Depp y John Reid, en una película que se estrenó en España el 21 de agosto.

 

La megaproducción de Disney ha congregado a poco más de 300.000 espectadores en nuestras salas, alcanzando ingresos de 2,2 millones de euros en España y con datos mundiales de 173 millones de euros, lo que para una gran producción como esta es un destacado batacazo, teniendo un presupuesto de 189 millones de euros.

 

DE NIRO Y LOS BECARIOS 

 

No solo el camaleónico Depp ha mordido el polvo en las taquillas, ya que otro grande del celuloide, como Robert De Niro, ha vuelto a demostrar que el público ya no acude a las salas solo por los nombres sino por la calidad de las producciones, por las que en España se paga más que hace un año, desde la subida del IVA.

 

'La gran boda', el último gran proyecto en el que se ha embarcado De Niro junto a otras grandes estrellas como Katherine Heigl o Diane Keaton entre otros, ha acumulado mundialmente 16,5 millones de euros, estando su presupuesto tasado en 24 millones de euros.

 

Otro dúo del que se esperaba grandes réditos en taquilla, Owen Wilson y Vince Vaughn, con 'Los becarios', tampoco ha conseguido convencer a los espectadores con una comedia muy acorde a la temporada vacacional y que ha logrado, a nivel mundial, 60 millones de euros, tras invertir Fox en su producción 44 millones, lo que suponen unos exiguos beneficios tras la gran campaña de publicidad orquestada desde antes de su estreno.

 

WILL SMITH Y 'RED 2'

 

Uno de los actores que suelen encabezar las listas de taquillazos y grandes recaudaciones es Will Smith, pero su última gran apuesta, 'After Earth', no ha contado con el éxito esperado en su país tras presentarse como uno de los grandes atractivos de acción de las carteleras estadounidenses.

 

Smith, que comparte protagonismo con su hijo Jaden, estrenó su última película el 31 de mayo en EEUU, la cual ha aglutinado mundialmente 184 millones de euros (solo 45 en EEUU), con un presupuesto estimado en 100 millones de euros, tras aguantar muchos meses en taquilla y retrasar su estreno en las plazas europeas donde Will Smith tiene más tirón como España, donde superó a 'Man of Steel' o 'Monstruos University', en sus primeros fines de semana en cartelera.

 

Otra decepcción en taquilla ha sido la segunda parte de 'Red', con estrellas de relumbrón como Helen Mirren, John Malkovich y Bruce Willis, que también se han enfrentado a los complicados datos que arrojan las taquillas en la temporada estival.

 

La segunda parte de esta película cargada de acción y comedia ha acumulado mundialmente 80 millones de euros, con un presupuesto de 63 milllones y que ha logrado en España hasta la fecha, algo más de un millón de euros.

 

LOS TIROS YA NO DAN DINERO

 

Las películas de acción tampoco son certificados de grandes beneficios en las taquillas mundiales, como lo demuestran 'Asalto al poder' que protagonizan Channing Tatum y Jamie Fox y que con un presupuesto que oscila los 113 millones de euros, ha obtenido en los cines de todo el mundo 101 millones. Habrá que esperar los datos que registra en España, donde se estrenará el 6 de septiembre.

 

Jeff Bridges, afamado por 'El gran Lebowski', también forma parte de esta lista de fracasos y deméritos con su último estreno 'R.I.P.D', que interpreta junto a Ryan Reynolds, demostrando que ni la temática de acción ni los grandes nombres son marchamo de éxito y ganancias.

 

La cinta, que llegará a España el 13 de septiembre, no ha convencido en el resto de países, donde ya han visto a Bridges y Reynolds en su papel de duros policias, consiguiendo una recaudación  de 46 millones de euros,tras partir con un presupuesto de 98 millones de euros.