Venancio Blanco, un apasionado de la escultura y el dibujo

El escultor salmantino asegura que no dejará de trabajar mientras pueda y que luego “no dejará de soñar”
El escultor salmantino Venancio Blanco ha asegurado este martes en la provincia que le vio nacer que su intención es no dejar de trabajar mientras su cuerpo se lo permita y que después tratará de “no dejar de soñar”.

“La vida me ha sabido dar casi todo lo que necesitaba, y de lo que no necesitaba no se ha preocupado, hoy ya no necesito casi nada”, ha remarcado en compañía de familiares y amigos en su visita al Ayuntamiento de Salamanca.

Esta cita en la Casa Consistorial le ha servido para participar en la presentación del documental que recoge sus vivencias y sus obras a lo largo de su dilatada trayectoria vital y profesional.

El documental `Venancio Blanco: el oficio del arte´, rodado en alta definición, recoge en 60 minutos la vida y la obra de Venancio Blanco, narrada por él mismo a través de los espacios “clave” en su discurrir.

El documental es una producción de Rem Comunicación y Milochenta Producciones, en colaboración con la Fundación Venancio Blanco y patrocinado por la Fundación Mapfre.

A lo largo del metraje el espectador puede descubrir la amplia producción artística del autor, sus líneas maestras de creación y la importancia de su obra en el panorama artístico actual de la mano de personas cercanas como el director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el director de la Academia Española de Bellas Artes en Roma, el secretario general de Las Edades del Hombre o su propio hijo, como representante de la Fundación Venancio Blanco.

A través de los escenarios vitales del escultor, se incide en los recuerdos, emociones y sentimientos de este artista contemporáneo reconocido internacionalmente que muestra, a la vez, el proceso artesanal de la escultura, partiendo del dibujo hasta llegar a la fundición en bronce y sin olvidar el papel de las diferentes materias.

RECONOCIMIENTO DEL ALCALDE

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ha destacado que Venancio Blanco “es un patrimonio de Salamanca y de su provincia”. En este sentido, ha recordado cómo una parte representativa de la obra del escultor forma parte del paisaje urbano de Salamanca, “la ciudad donde sus esculturas conviven en permanente diálogo con las personas que aquí vivimos”.

Ha incidido también en la huella física de Venancio Blanco, donde un Instituto de la capital lleva su nombre y su obra puede contemplarse desde la Plaza Mayor, con el Medallón del rey Juan Carlos y Doña Sofía, a la plaza de España, donde inmortalizó al `Vaquero charro´.