Velocidad máxima... ¿30 km/h?

(Foto: F.Rivas)

Así lo pide el Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca con el fin de reducir atropellos y accidentes en la ciudad

El Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca ha lamentado que los atropellos de peatones se han convertido en “sucesos frecuentes” en la ciudad y que la gravedad de los se ha incrementado de forma “alarmante” y, para combatirlo, ha pedido que se establezca una velocidad máxima de 30 kilómetros hora en el casco urbano.

 

El colectivo ha señalado en un comunicado que “lo más lamentable es la actitud pasiva del Ayuntamiento de Salamanca, que disponiendo de medios suficientes para regular el tráfico urbano y mejorar la seguridad de los peatones, no lo hace, atribuyendo a la mala suerte los atropellos graves o culpando directamente a los peatones”.

 

“Mientras al Ayuntamiento le queden medidas por adoptar en materia de seguridad vial, debe sentir su parte de responsabilidad en todos y cada uno de estos atropellos, ha indicado el Comité apenas cinco días después de que un niño de cuatro años perdiese la vida en un atropello en el Paseo de los Cipreses.

 

Los responsables municipales “deben hacerlo notar” en la redacción del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, que actualmente se está elaborando, “haciendo una apuesta clara por la seguridad y la reducción del número de atropellos”.

 

Entre las propuestas que el Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca ha trasladado a la Mesa Social del Plan de Movilidad se encuentra la reducción del límite de velocidad en todo el casco urbano a 30 kilómetros hora, “una medida que serviría para pacificar el tráfico, incrementar la capacidad de reacción de los conductores y reducir la gravedad de los accidentes”.

 

Independientemente de la “desfavorable regulación semafórica”, situación ya hecha pública por esta organización en pasadas fechas, los vehículos “tienden a invadir” los pasos de peatones  en lugares como Plaza España, Calle Toro, Paseo de San Antonio o Parque de los Jesuitas.