Veinte caballos salvajes han sido liberados en la Reserva de Campanarios de Azaba

La llegada de este nuevo grupo de retuertas ha sido posible gracias a la colaboración entre FNYH y la Estación Biológica de Doñana

Coincidiendo con la visita a la Reserva de 50 delegados del Congreso de Tierras Silvestre Wild10,  Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) presentó su programa de conservación en el Oeste Ibérico., En el que la suelta de herbívoros silvestres es eje fundamental y parte además de la iniciativa Rewilding Europe Oeste Ibérico.

 

La llegada de este nuevo grupo de retuertas ha sido posible gracias a la colaboración entre FNYH y la Estación Biológica de Doñana, desde donde aseguran que “Esta nueva suelta será un fortalecimiento del segundo núcleo de esta raza de équidos a nivel europeo, una de las más antiguas del viejo continente”.

 

Entre los asistentes, distintos expertos del mundo de la conservación, que tras su visita al área se mostraron entusiastas con la riqueza natural del Oeste Ibérico. Ernesto Enkerlin, Presidente de Áreas Protegidas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) apuntó “Éste es el momento de apoyar iniciativas de conservación lideradas por la sociedad civil. Un claro ejemplo de su valor, el trabajo de Fundación Naturaleza y Hombre en el Oeste Ibérico y su gestión en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba”.

 

Reserva Biológica Campanarios de Azaba, espacio incluido en el Oeste Ibérico

El Gran Ecosistema del Oeste Ibérico es un extenso espacio transnacional, a caballo entre la frontera luso-española en el Centro de la Península Ibérica, que ocupa una superficie cercana a los 2,5 millones de ha, y que representa el mayor continuo natural de Europa, con presencia de especies y hábitats singulares y/o amenazados a nivel mundial de gran interés conservacionista. Como la Cigüeña negra (Ciconia nigra), el Águila imperial (Aquila adalberti), el Buitre negro (Aegypius monachus), el Águila real (Aquila chrysaetos) o el Búho real (Bubo bubo).

 

Según palabras del presidente de la Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez “El futuro de especies como el buitre negro o la cigüeña negra se decide principalmente en esta franja transfronteriza de territorio que llamamos Oeste Ibérico”