Vecinos y representantes de la plataforma 'PARKING NO' de Comuneros se reúnen de nuevo con el alcalde

Concentración de los afectados por el parking de Comuneros.

El alcalde ha citado a las 20.30 horas a integrantes del colectivo para retomar las conversaciones sin condiciones previas. El movimiento, que desplegará una pancarta en la Plaza Mayor, tiene claro el peligro de los edificios, el daño a los comercios y el deterioro del parque de La Alamedilla.

El alcalde de Salamanca retoma hoy, más de un mes después de los primeros contactos, las conversaciones con los afectados por la construcción del parking de Comuneros. Fernández Mañueco ha citado esta tarde, a partir de las 20.30 horas, a presidentes de varias comunidades del tramo afectado, varios comerciantes, los dos portavoces de la plataforma de afectados y un representante de FEVESA para una segunda tanda de negociaciones a la que el colectivo llega después de cinco concentraciones, una asamblea popular en La Alamedilla y con las ideas bastante claras.

 

A pesar de ello, fuentes de la plataforma confirman que acuden con el ánimo de volver a escuchar al alcalde, ya que este ha pedido que esta segunda tanda de encuentros se produzcan sin condiciones previas. Hace más de un mes de la primera ronda, celebrada entre el 13 y el 14 de febrero, y que terminó con el 'no' rotundo de los comerciantes y vecinos directamente afectados, los que tienen sus viviendas y negocios en el tramo entre plaza de España y el viaducto del tren, que es el donde se pretende construir el subterráneo. Desde entonces, el período para responder alegaciones (350 se presentaron) y las movilizaciones semanales han ocupado el tiempo a la espera de la nueva ronda de negociaciones.

 

Entonces, el alcalde, que tomó la iniciativa de los encuentros, invitó a comerciantes de otras zonas como Azafranal o paseo de la Estación, abrió la consulta a vecinos de calles cercanas a La Alamedilla y convocó también a representantes del centro de salud y la guardería, algo que los afectados calificaron como un intento de diluir su negativa ampliando la consulta a zonas no afectadas directamente por la obra. Habrá que ver si esto ocurre también hoy, aunque los representantes de comunidades de vecinos que acuden mantienen su postura contraria.

 

En el tiempo transcurrido, el movimiento se ha hecho patente en la calle con cinco concentraciones (las celebran todos los jueves), una asamblea en La Alamedilla y multitud de acciones para explicar su postura que pasa, fundamentalmente, por el daño que se hace al parque, el peligro para los edificios y el perjudicio evidente a los negocios que tengan que soportar las obras durante casi un año. Para seguir difundiendo su postura, un grupo de integrantes de la plataforma desplegará una pancarta en la Plaza Mayor mientras se produce la reunión.