Vecinos de Barruecopardo y Villarino vuelven a encerrarse una noche más en los centros de salud

Los médicos no pueden abandonar el edificio por atender a los habitantes de las localidades y en el centro de Barruecopardo, el médico se negó a ver a algunos pacientes

Quien piense que los vecinos de Villarino de los Aires y Barruecopardo iban a detener sus protestas y se iban a quedar de brazos cruzados estaba muy equivocado porque, una noche más, se han encerrado en los centros de salud de estas localidades con el objetivo de impedir que el servicio de urgencias desaparezca.

Así, los médicos no han podido abandonar el edificio ante la avalancha de gente que se ha dado cita en los centros médicos aquejados de lesines o enfermedades, que obligan a los sanitarios a ejercer su profesión y no abandonar a los 'enfermos'.

Esta decisión la han tomado después de que en la jornada del lunes se repitiese esta acción coincidiendo con el comienzo del cierre de estos centros que no se llevó a cabo por la protesta de los vecinos. Además, el consejero de Sanidad, Sáez Aguado, se ha reafirmado en su decisión señalando que no se pueden mantener abiertos servicios de urgencias que no tienen actividad o es muy limitada.

Además, y según señalan desde la Plataforma, en el centro de Villarino de los Aires, la doctora está atendiendo a todos los pacientes, mientras que en el de Barruecopardo, el médico se negó a ver a algunos pacientes que iban a ser atendidos, mientras que la ATS y el propio médico estabn intentado salir del pueblo por lo que se hizo necesaria la presencia de la Guardia Civil.