Varapalo del Mirandés, que humilla con diez a la UDS (4-2)

El equipo charro se adelantó 1-2 e incluso los dos delanteros tuvieron el 1-3 en sus botas
La UD Salamanca vuelve de Anduva con el rabo entre las piernas después de viajar a Miranda de Ebro con la intención de dar la vuelta a su situación actual y, finalmente, sufrió un varapalo importantísimo al encajar cuatro goles a pesar de haberse adelantado en el marcador.

La UDS, además de dar una imagen horrible en la segunda mitad, se ha puesto nada menos que a 15 puntos del líder, este Mirandés que se sobrepuso a un 1-2 y con diez jugadores durante casi 20 minutos.

El equipo dirigido por Balta saltó al terreno de juego con dos únicos cambios respecto a anteriores citas: el de Diego Reyes en el lateral derecho, que hizo un mal encuentro contra la Ponferradina, por Pablo Gómez. El otro cambio fue el de Cuadrado, que ya cumplió su partido de sanción, por Ayala, operado de una fractura en su pómulo.

El Salamanca, a pesar del resultado final, comenzó haciendo un buen encuentro aunque de nuevo un error defensivo con barullo previo en el área hizo que Múgica, en el minuto 21, pusiera al Mirandés por delante en el marcador.

La UDS de nuevo se mostraba muy blanda atrás a pesar de no estar haciendo un mal inicio del partido.

Las cosas cambiaron apenas 4 minutos después cuando Caneda hace un penalti a Marcos Márquez, que el propio sevillano se encarga de transformar en el empate. Era el primer gol que encajaba el Mirandés en casa en lo que va de Liga tras más de cinco partidos con la portería a cero.

No habían pasado ni cinco minutos más cuando Pablo Gómez en un auténtico golazo desde la frontal del área sumó el segundo tanto para el casillero unionista, que lograba adelantarse en el marcador 1-2 por primera vez. Quizá una de las claves del choque estuvo precisamente en la siguiente jugada de los salmantinos, que primero en las botas de Márquez y después en las de Igor desperdiciaron dos oportunidades clarísimas de gol que habrían puesto un 1-3 casi definitivo en el luminoso.

Pero en lugar del 1-3, llegó el 2-2 en el minuto siguiente con un gol de Alain a balón parado, seguido de un palo en otro remate del Mirandés ya en el minuto 41. Con el Salamanca en shock llegó el descanso.

En la reanudación, en cambio, el equipo charro lejos de rehacerse, se vino abajo y estuvo siempre a merced de los burgaleses, que comenzaron la segunda parte con un nuevo disparo al palo y un gol anulado por fuera de juego tras una pérdida de balón de Muñoz en el centro del campo.

Tras la tarjeta roja mostrada a Múgica, el Salamanca no pudo tampoco reaccionar y el Mirandés volvió a marcar en el 32 con un gol por toda la escuadra de Bernabé y remató el encuentro con el cuarto en el minuto 40 al rematar una contra con maestría.

Un duro golpe para las ilusiones de los unionistas tras una mala semana en los despachos, que no ha podido remontarse sobre el césped.