Vanendert brilla en la etapa reina de los Pirineos

Entre los favoritos hubo mucho respeto y Contador guardĂł fuerza para Los Alpes

El corredor belga Jelle Vanendert (Omega) se ha impuesto en solitario en la decimocuarta etapa del Tour de Francia seguido de Samuel SĂĄnchez (Euskaltel), en un recorrido de 168,5 kilĂłmetros entre Saint-Gauden y la ascensiĂłn al puerto de categorĂ­a especial Plateau de Beille, mientras que el francĂŠs Thomas Voeckler (Europcar) mantiene el maillot amarillo, en otra jornada sin novedades entre los favoritos.

El grupo de favoritos ha permanecido toda la ascensiĂłn final unido con algunos ataques del italiano Ivan Basso (Liquigas) y Andy Schleck (Leopard-Trek), quien finalmente ha conseguido dos segundos de ventaja en lĂ­nea de meta, mientras que Alberto Contador (Saxo Bank), que consiguiĂł su primer victoria de etapa en un Tour en este puerto en 2007, ha permanecido sin problemas en el grupo de favoritos en la Ăşltima etapa pirenaica del Tour 2011.

Se esperaba que tras el final de los Pirineos se pudiera vislumbrar quien andaba mĂĄs fuerte y quien flojeaba. Sin embargo, la carrera sale de la cordillera sin haber resuelto ninguna de las dudas. Andy Schleck se mostrĂł con energĂ­a aunque volviĂł a dejar la sensaciĂłn de haber perdido otra oportunidad de oro para abrir hueco con Alberto Contador y Cadel Evans (BMC), que marchan mejor en la contrarreloj.

De esta manera, el dĂ­a en el que Miguel Indurain, primer corredor en ganar cinco veces el Tour de manera consecutiva, cumplĂ­a 47 aĂąos, el belga Vanendert ha conseguido inscribir su nombre en la historia de la competicĂłn. Lo hace junto a los de Marco Pantani, Lance Armstrong y Alberto Contador, Ăşnicos ganadores de etapa en este puerto, que hasta el momento habĂ­a bendecido a su ganador ya que todos los que aquĂ­ triunfaron se alzaron en el lugar mĂĄs alto del podio de ParĂ­s.

MaĂąana se disputarĂĄ la decimoquinta etapa entre las localidades de Limoux y Montpellier con un recorrido de 192.5 kilĂłmetros. Una etapa de transiciĂłn a la espera de la llegada de los Alpes, donde se espera que se decida la ronda gala.