Valerón termina su ciclo en Coruña

'El Mago de Arguineguín' no ha afirmado aún que vaya a dejar el fútbol pero esta decisión es la más cercana. "Aún tengo que pensarlo".

El jugador del Deportivo de la Coruña Juan Carlos Valerón anunció esta madrugada que dejará de pertenecer al conjunto gallego y reconoció, "con tristeza y pena", que le hubiera gustado abanadonar el club con el equipo en Primera División.

  

Valerón, de 37 años, militó 13 campañas en el Deportivo. "No es la mejor noche, pero estoy aquí para comunicaros que esta temporada dejo de pertenecer al Deportivo. Creo que ha llegado el momento de terminar mi ciclo en Coruña y lo digo con mucho dolor por lo que hemos vivido. Es una decisión que ya tenía tomada hace varias semanas", indicó el canario.

  

"Tenía la ilusión de poder venir aquí y decirlo de otra manera. Me hubiera gustado celebrar esa permanencia, pero no ha podido ser. Es un momento duro, especialmente porque es difícil expresar de alguna manera todo el sentimiento que me llevo", comentó el de Arguineguín.

  

"Han sido años muy importantes en mi vida y quiero agradecer a todo el deportivismo, al club, al presidente y a mis compañeros, especialmente a mi amigo, mi capitán y mi hermano", dijo en relación a su paisano Manuel Pablo. "Gracias a todos por lo que he vivido aquí. Ahora sólo me queda desearle al Depor todo lo mejor del mundo. Quien sabe si en un futuro podamos encontrarnos otra vez en el camino", aseveró.

  

Por otro lado, Valerón dejó una puerta abierta a su adiós. "En las próxima semanas decidiré, no es una retirada. Mi tiempo en el Deportivo y es por una razón sencilla. Son muchos años y los últimos han sido de un desgaste personal muy importante. Llega un momento en el que el límite de mis fuerzas se agota --por toda la responsabilidad-- que he intentado tener aquí", añadió.

  

"Ahora mismo necesito pararme, descanasar y ver qué es lo que va a pasar en el futuro. Esta temporada es cuando decidí que ya llegó mi momento. Quería haber dado la última alegría, pero me voy con tristeza, pena y dolor. Dios ha querido que me fuese de esta manera. No puedo hacer otra cosa", sentenció el insular.