Valero, una piscina natural con aguas cristalinas

Piscinavalero1 detail

Construida hace tres décadas, sigue siendo un punto de visita obligado para todos aquellos a los que le gusta disfrutar de un buen chapuzón en estos días de sofocante calor.

Sesenta kilómetros desde Salamanca capital pueden parecer un mundo, pero si al final del camino encuentras un paraje natural para soñar... la cosa puede cambiar bastante. El asfalto de la capital charra quema demasiado de lunes a viernes y por ello numerosas familias o grupos de amigos hacen planes para salir el fin de semana a darse un buen chapuzón.

 

La localidad de Valero puede ser una buena opción. Cuenta con diferentes atractivos y, entre ellos, la piscina natural situada en el río Quilamas. Se trata de un lugar en el que disfrutar de un agradable baño en estos días de sofocante calor. Su agua cristalina, rodeada de árboles aporta un refrescante asueto para los visitantes.

 

Piscina natural de Valero (Foto: Ángel Gutiérrez)

 

Se dice que 'el charco el pozo', como así la apodan sus vecinos, fue construido allá por el año 1985 y que está asentada sobre una antigua presa que construyó la fábrica eléctrica a principios del siglo XX, sin duda una joya enclavada en uno de los lugares más bellos de la Sierra de Francia.

 

El acceso a ella es fácil, se puede llegar en coche desde Salamaca, siguiendo la carretera autonómica CL-512 que transcurre por Aldeatejada, Cortos, Vecinos, Linares de Riofrío, San Miguel de Valero y Valero, este último tramo, con curvas de esas que poco a poco van destapando la naturaleza... y es que agosto está a la vuelta de la esquina y los más indecisos aún no saben qué van a hacer con sus días de vacaciones. Otros están esperando a que aparezca un chollazo de última hora para embarcarse, así que tomen nota del primero de ellos y a ¡refrescarse!.

 

La carretera de Salamanca a Valero a través de Googlemaps