Vacaciones escolares... ¿qué hacer con los hijos en verano?

Muchas veces resulta complicado conseguir un equilibrio entre la relajación en las reglas durante el verano con el mantenimiento de algunos hábitos mínimos que son fundamentales para la estabilidad de los hijos.

La llegada del verano y el comienzo de las vacaciones de verano propician un cambio en las rutinas diarias que afectan a los más pequeños de forma directa y, por ende, a sus padres. Por ello, y con el objetivo de conseguir que la adaptación a este periodo sea lo más llevadera posible, y que no pase factura al próximo invierno, expertos han destacado la importancia de continuar con las rutinas, estructurar el tiempo libre con periodos de descanso y actividad, así como compartir tiempo con la familia.

 

Sin embargo, muchas veces resulta complicado conseguir un equilibrio entre la relajación en las reglas durante el verano con el mantenimiento de algunos hábitos mínimos que son fundamentales para la estabilidad de los hijos. "Por norma general los niños tienen más vacaciones que los padres, por lo que los campamentos y los abuelos se convierten con frecuencia en sustitutos del aula. Además, cada cambio para el niño supone iniciar un proceso adaptativo, lo que hace que con frecuencia se encuentren más nerviosos y alterados", ha explicado la psicóloga infantil del Hospital Quirónsalud San José, Paloma Méndez de Miguel.

 

 Ante esto, el jefe de sección asistencial de Pediatría y Oncohematología del Complejo Hospitalario de Navarra y miembro de 'Top Doctors', Javier Molina Garicano, ha subrayado la necesidad de que los horarios de verano se parezcan lo "más posible" al del invierno, porque un cambio de las actividades aprendidas puede derivar en "desasosiego y desconcierto".

 

Asimismo, es importante también que la rutina del sueño sea parecida si bien, la doctora Méndez de Miguel ha reconocido que es "acertado" retrasar la hora de acostarse y de levantarse con el fin de adaptar el horario del menor al del adulto. También es necesario que tengan un cierto orden con las comidas y no se salten ninguna por estar de vacaciones.

 

PERIODO PARA TRANSMITIR OTRAS ENSEÑANZAS

 

Estructurar el tiempo libre con periodos de descanso y actividad, y ofrecer alternativas para que puedan disfrutar de su tiempo libre son otras de las principales medidas aportadas por los expertos para atender y educar a los niños en verano.

 

"El concepto de ocio, entendido como tiempo dedicado a hacer lo que nos gusta y que habitualmente no podemos hacer durante el resto del año, no comporta que debamos dejar de lado el aprendizaje. El verano puede ser el momento de transmitir otro tipo de enseñanzas y valores también importantes como la colaboración en las tareas domésticas o ir al cine u a otro tipo de espectáculo", ha apostillado la doctora del Hospital Universitario Quirón Dexeus y miembro de 'Top Doctors', Núria Curell Águila.

 

Estas declaraciones han sido corroboradas por el también miembro de 'Top Doctors' y director del Instituto Valenciano de Pediatría, Ignacio Manrique Martínez, quien ha subrayado la importancia de que los padres dediquen tiempo a sus hijos ya que los menores suelen tener una "falta de afecto" porque lo poco que les ven durante el resto del año.

 

"Puede ocurrir que los niños entiendan la situación al revés y comprendan que sólo cuentan en su vida con sus conocidos o amigos del colegio por ser a los que ven más frecuentemente y que sus padres están ahí solo puntualmente", ha recalcado el Manrique Martínez, quien ha recomendado fomentar el tiempo que los menores dedican a sus abuelos y a visitar sus pueblos.

 

 Ahora bien, el experto en Neurología Infantil y miembro de 'Top Doctors', Andrés Cánovas, ha aseverado que los campamentos de verano son una "muy buena solución" para compatibilizar la vida familiar y laboral y, al mismo tiempo, ayudan a los menores a desarrollar competencias sociales y comunicativas.

 

 En definitiva, según han señalado los especialistas, el "mejor modo" de conseguir unas vacaciones satisfactorias para la familia es equilibrar la disminución de responsabilidades con la libertad que otorga tener un largo periodo de ocio.