Usar el móvil en el extranjero, a un paso de ser gratis

A partir de hoy se reduce a una cuarta parte el coste de la intinerancia, el 'roaming', lo que nos cobran por usar nuestro móvil en el extranjero, paso previo a desaparecer en junio de 2017. Municipios fronterizos de Castilla y León se libran de los recargos.

Eset día 30 de abril las tarifas de 'roaming' en Europa se reducen ostensiblemente. Es el principio del fin de este coste extra para nuestra llamadas, porque para lo que será la última fase tarifaria antes de  la desaparición definitiva en junio de 2017, el Parlamento Europeo ha acordado los sobreprecios máximos que las compañías telefónicas podrán aplicar a sus clientes, tanto en llamadas de voz, como SMS o datos.

 

La Asociación de Consumidores de Europa (BEUC) y los colectivos que agrupan a los consumidores de Francia, Bélgica, Holanda y Grecia se sumaron a la campaña ZERO ROAMING puesta en marcha, el pasado año, por el Eixo Atlántico, la RIET (Red Ibérica de Entidades Transfronterizas), OCU (Asociación de Consumidores y Usuarios de España) y DECO (Asociación Portuguesa para la Defensa del Consumidor) que recogió 117.482 firmas en un mes. Municipios de las provincias fronterizas de Castilla y León con Portugal forman parte de RIET y se sumaron a este movimiento. 

 

 

Tarifas máximas para las llamadas, textos y on line (descarga de datos)

 

 

1 de julio de 2014

Desde 30 de abril de 2016

Desde 15 de junio de 2017

Llamadas salientes de voz (por minuto)

€ 0,19

precio interno hasta + € 0,05

DESAPARICIÓN DEFINITIVA

llamadas de voz entrantes (por minuto)

€ 0,05

precio interno hasta + € 0,01

textos salientes (por texto)

€ 0,06

precio interno hasta + € 0,02

En línea (descarga de datos, por MB )

€ 0,20

precio interno hasta + € 0,05

 

 

 

 

UN ACTOR PRINCIPAL

 

El Eixo Atlántico ha sido el principal impulsor de la campaña contra el roaming y mantuvo la exigencia de poner fin al sobrecoste injustificado que supone el uso del teléfono móvil en el extranjero porque se trata de una mera cuestión de voluntad política como han demostrado las decisiones adoptadas por Bélgica, Luxemburgo y los Balcanes. Para el Eixto Atlántico, el roaming es “última frontera de Europa” y atenta contra los principios del Mercado Interior Europeo al afectar al derecho del ciudadano a moverse libremente por el territorio de la Unión Europea y en especial a las relaciones comerciales en los territorios de frontera.

 

 

Tras la campaña, el actual vicepresidente de la Comisión Europea, Andrus Ansip, dirigió una carta al secretario general del Eixo Atlántico para agradecerle la posición de la organización sobre el acuerdo alcanzado por el Consejo de la UE para poner fin al roaming en 2017, así como por el apoyo recibido con la campaña Zero Roaming.

 

 

PAGAR POR LLAMAR A 50 KILÓMETROS

 

El presidente del Eixo Atlántico, Ricardo Rio, ha insistido en el impacto negativo que tienen las tarifas de roaming sobre las empresas de frontera, que se ven obligadas a pagar como conferencias internacionales llamadas a clientes en un radio inferior a 50 kilómetros, mientras que otros empresarios dentro del mismo país, tienen tarifa plana para comunicarse a más de 500 kilómetros.

 

Para el secretario general de Eixo Atlántico, Xoan Vázquez Mao, el roaming “supone una traba importantísima al desarrollo económico, la competitividad de las empresas y a la movilidad, sobre todo en los territorios de frontera”. En el caso de la frontera hispanolusa, recuerda, “tenemos el problema añadido de la invasión de la señal en el otro país lo que produce sobrecostes a los usuarios que, en muchas ocasiones, no se percatan del cambio de red, convirtiéndose, así, en un elemento más que limita la movilidad y competitividad de las empresas al encarecer los costes de aquellas instaladas a ambos lados de la misma”.

 

Pese a la fuerte oposición de las operadoras telefónicas, que estiman unas pérdidas del 2% de sus ingresos, unos 5.000 millones de euros, un informe de la Comisión de 2015 señala que las operadoras de telecomunicaciones ganarán 300 millones de clientes cuando se suprima el roaming, según una encuesta realizada a 28.000 ciudadanos de la Unión Europea (UE).

 

 

OBSTÁCULO PARA USAR EL MÓVIL

 

El roaming es el principal obstáculo para el uso del móvil en la UE. Según un Eurobarómetro de 2015, el 70% de los europeos limita el uso del móvil cuando sale de su país y hasta el 94% cierra su servicio de datos y no se conecta a Internet por el móvil por los costes extras de la itinerancia.

 

De acuerdo con la encuesta, con los actuales recargos por itinerancia, el 47% de los usuarios no utilizaría nunca Internet en el móvil en otro país de la UE, mientras que un 10% usaría los mensajes de correo electrónico del mismo modo que cuando están en su país. Además, un 25% de los ciudadanos europeos apaga el teléfono móvil cuando viajan a países de la Unión Europea y un 20% prefiere enviar SMS que llamar por teléfono, si bien un 25% no enviaría nunca mensajes de texto desde otro país de la Unión.