Urbanismo trabaja, cinco semanas después, en un expediente al ático del amigo de Mañueco

El alcalde de Salamanca confirma que se ha abierto un expediente para aclarar la situación legal del cerramiento del ático del director de Fomento de la Diputación, Manuel Borrego, centro de las irregularidades en contratos y amigo personal de Fernández Mañueco.

El alcalde de Salamanca ha reconocido hoy que el Ayuntamiento de Salamanca ha abierto un expediente a Manuel Borrego, propietario de un ático en la calle Pozo Amarillo en el que se ha fabricado un cerramiento contrario a la legalidad, que prohíbe cerrar una terraza con este tipo de estructuras. El expediente está todavía en trámite a pesar de que han transcurrido más de cinco semanas desde que Alfonso Fernández Mañueco se comprometió a iniciar una actuación a partir de la denuncia de TRIBUNA de Salamanca. En el vídeo que acompaña esta información está la respuesta íntegra del alcalde, amigo personal del propietario, como reconoció semanas atrás cuando estalló el escándalo de las contrataciones irregulares en la Diputación.

 

Eso sucedió el día 5 de diciembre, cuando a pregunta de este medio el alcalde de Salamanca aseguró que "si fuera necesario se abrirá el oportuno expediente de restauración de la legalidad y a partir de ahí seguirían dando los pasos correspondientes si fuera necesario lógicamente hasta poner la sanción". Algo que, según dijo, "hoy por primera vez" se va a actuar "por la denuncia de un medio de comunicación, pero nunca actúa de oficio". Lo habitual es que la policía administrativa y urbanismo se interesen por estas cuestiones cuando existe una denuncia, generalmente, de vecinos. A pesar de ello, el Ayuntamiento suele sancionar este tipo de construcciones.

 

 

El cerramiento en el ático del director del área de Fomento de la Diputación.

 

 

La denuncia a la que se refiere Fernández Mañueco es una información de TRIBUNA de Salamanca en la que se pone de manifiesto la existencia de este cerramiento, visible desde la calle, en una vivienda propiedad de Manuel Borrego, director del área de Fomento de la Diputación, amigo personal del alcalde y, además, en el centro del escándalo por las supuestas contrataciones irregulares en obras de la Diiputación durante años. Un caso que ha llegado a los juzgados tras estimar la Fiscalía que las denuncias presentadas por Diputación, y después Confaes y Cámara, podían ser indicios de delito, por lo que el juzgado de instrucción número uno de Salamanca ha admitido la denuncia y ha iniciado diligencias.

 

Al tener conocimiento de la existencia de este cerramiento y haberse producido una denuncia el área de urbanismo se ha visto obligada a actuar para esclarecer la legalidad de la construcción. Según la normativa, está prohibido cerrar la azotea de un edificio en su planta ático, por lo que la obra no podría haber conseguido la preceptiva licencia de obra, obligatoria para llevar a cabo modificaciones en las características de una vivienda. Ni siquiera el hecho de no haber agotado la edifición, posibilidad apuntada por Fernández Mañueco, podría bastar porque la edificabilidad corresponde a todo el edificio, no a un solo vecino.