UPyD llega a un acuerdo para el despido colectivo de sus trabajadores, aceptando mejoras para los que se quedan

Rosa Díez

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha llegado a un acuerdo con sus trabajadores para el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por el que despedirá al 75 por ciento de su plantilla aceptando mejoras para los 13 que se quedan, a los que bajará el sueldo un 10 por ciento en vez del 20 por ciento propuesto inicialmente.

UPyD inició la tramitación de un ERE tras los malos resultados obtenidos en las elecciones autonómicas y municipales del pasado mes de mayo y como única forma de garantizar su viabilidad económica hasta las generales de final de año, según planteó a su plantilla.

En su propuesta inicial, el partido 'magenta' propuso a sus empleados el despido de 40 de sus 53 trabajadores con una indemnización de 20 días por año trabajado, la reducción del sueldo un 20 por ciento para los restantes y el cierre de todas sus sedes fuera de Madrid.

Tras un proceso de negociación, el 90 por ciento de la plantilla ha dado el visto bueno a un acuerdo que mantiene todas las condiciones iniciales excepto la bajada de sueldo para los 13 trabajadores que mantendrán su puesto de trabajo, que será del 10 por ciento en vez del 20 por ciento.

Sin embargo, muchos de los despedidos han votado a favor de la propuesta para no perjudicar a sus compañeros que seguirán trabajando, pese a no estar de acuerdo con las condiciones planteadas para ellos, en las que no ha habido margen de negociación.

LA DIRECCIÓN AGRADECE EL ACUERDO

El responsable de Organización de UPyD, Juan Luis Fabo, ha agradecido a los trabajadores que se haya logrado cerrar la negociación de manera acordada "dentro de las dificultades y lo no deseado de este proceso". "La resolución del ERE permite que a los trabajadores con resolución de contrato se les respeten todos sus derechos y que el partido también pueda continuar con su funcionamiento", ha celebrado.

Este acuerdo ha alcanzado dos semanas antes de que UPyD celebre un Congreso Extraordinario en el que sus militantes elijan un nuevo Consejo de Dirección. La mayoría de despidos acordados en el ERE serán efectivos precisamente al día siguiente del Congreso Extraordinario, el 12 de julio.