UPyD acusa a Wert de ser "el mal torero" que agita el trapo al que entran "gustosos" los nacionalistas y el PSOE

Irene Lozano
La diputada de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en el Congreso Irene Lozano ha acusado este viernes al ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, de ser "el mal torero" que agita el trapo al que, a su juicio, entran "gustoso" los nacionalistas y el PSOE.
MADRID, 7 (EUROPA PRESS)



En un artículo publicado en 'Elconfidencial.com', que recoge Europa Press, Lozano se refiere así a la frase pronunciada este jueves por Wert en un corrillo con periodistas durante la recepción del Día de la Constitución, a propósito de la polémica abierta con la Generalitat catalana en torno a su reforma educativa: "Soy como un toro bravo, me crezco con el castigo".

ESA OBLIGACIÓN YA EXISTE EN LA LEY

La parlamentaria de la formación magenta cree que si realmente Wert fuera un toro bravo, "embestiría contra todo lo añejo" del sistema educativo y no se dedicaría a promover el "enésimo" intento de reforma educativa y el "enésimo" debate de "bajura" sobre "curas y nacionalistas". "Por desgracia, es el mal torero agitando el trapo al que entran gustosos los nacionalistas. Y el PSOE. Una vez más", ha manifestado.

En este punto, Lozano ha querido dejar claro que la obligación de proporcionar enseñanza en castellano en las comunidades con lengua autonómica, como es el caso de Cataluña, "ya existe en la ley" y, además, ha sido refrendada por el Constitucional y el Supremo.

Por ello, ha censurado que ahora Wert pretenda "privatizar" ese derecho. "Este toro se amansa cuando lo que toca ahora es cumplir las sentencias --ha recalcado Lozano--, y no legislar sobre lo que ya existe".

HA TARDADO "DEMASIADO"

Según ha defendido, el Gobierno ha tardado "demasiado" en presentar una reforma educativa que, a su juicio, si se hubiera puesto en marcha al inicio de la crisis, no habría tardado en empezar a dar resultados.

Sin embargo, la diputada de UPyD ha lamentado que Wert se haya "descolgado" ahora con un debate "de sotana y campanario" y que haya "hurtado", como ha ocurrido con gobiernos anteriores, un debate "real" sobre el sistema educativo, es decir, uno en el que "no se tome como puntos de referencia los centros de decisión del poder partidista, sino a los príncipes que mañana nos gobernarán".