UPA y COAG piden a Cañete que rectifique su postura sobre el ibérico porque está en juego el futuro del sector en CyL

"El ministro nos tendrá en contra si lo que pretende es abocar al desmantelamiento a más de 1.100 explotaciones de la Comunidad Autónoma"
Los responsables de la Alianza por la Unidad del Campo, conformada por UPA y COAG en Castilla y León, han pedido este miércoles al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que rectifique su postura sobre el ibérico ya que está en juego el futuro del sector en la Comunidad Autónoma.

En un comunicado de prensa, la Alianza por la Unidad del Campo ha hecho un llamamiento expreso al ministro para que en la reunión de este miércoles haga valer el acuerdo refrendado recientemente por las Cortes de Castilla y León en defensa del sector del porcino ibérico.

"El ministro nos tendrá en contra si lo que pretende es abocar al desmantelamiento a más de 1.100 explotaciones de la Comunidad Autónoma al afectar la modificación de la norma a más del 85 por ciento de la producción de ibérico de cebo autonómica", han advertido las OPA en este escrito.

UPA y COAG han recordado que el posicionamiento de Arias Cañete hasta la fecha ha sido el de apostar por introducir aspectos como la obligatoriedad de inscripción en el libro genealógico, el aumento de la extensificación en la producción de cebo o el aumento del porcentaje de pureza racial exigible para comercializar, entre otros, "que van en claro detrimento de los intereses de los pequeños y medianos ganaderos de porcino de Castilla y León".

Según las propias estimaciones de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, sólo un 4,5 por ciento de los reproductores ibéricos de la Región (2.461 animales) se encontraban inscritos en 2.011 (frente a los 54.184 animales totales), lo que supondría dejar fuera al 96,5 por ciento de la cabaña por incumplimiento de este requisito.

Para las OPA, otro de los aspectos perjudiciales sería el endurecimiento del requisito de la pureza racial. En este sentido, según la propia Consejería, la gran mayoría del sector comercializa con una pureza racial del 50 por ciento, frente a la propuesta de la normativa de exigir el 75 por ciento como pureza mínima.

Por otro lado, la exigencia de extensificar durante los últimos 60 días anteriores al sacrificio con una densidad de 15 cerdos por hectárea para poder ser considerados ibéricos de cebo podría suponer el "desmantelamiento de la mayor parte del entorno a las 1.100 explotaciones de la comunidad autónoma que comercializan bajo la denominación de porcino de cebo, incapaces físicamente por falta de superficie de cumplir este requisito".