UPA y COAG denuncian un nuevo ataque de buitres a un rebaño de ovejas

No es la primera vez que el ganadero afectado sufre ataques de este tipo
Las organizaciones agrarias UPA y COAG, que conforman la Alianza por la Unidad del Campo, han asegurado que se ha producido un nuevo ataque de buitres a un rebaño de ovino de La Zarza de Pumareda (Salamanca), por lo que han exigido de nuevo a la Junta que desarrolle normativa por la que determinadas explotaciones no se vean obligadas a recoger los cadáveres.

Las organizaciones agrarias han asegurado que el ganadero afectado tiene una explotación de ovino y no es la primera vez que sufre un ataque de estas aves carroñeras. "Se da la circunstancia de que el productor en esta ocasión fue testigo del ataque contra su rebaño cuando al menos medio centenar de buitres estaban destrozando a uno de sus animales", han explicado.

COAG y UPA han incidido en que este nuevo ataque a animales en vivo por parte de los buitres viene a demostrar lo que estas organizaciones hace tiempo que ponen de manifiesto "sobre el peligro que corren las explotaciones ganaderas, sobre todo ovejas y vacas durante el parto, cuando los animales son más vulnerables", han añadido.

Así, la Alianza por la Unidad del Campo, al igual que exigió en febrero con una manifestación en Valladolid ante la Consejería de Medio Ambiente, vuelve a pedir "que se indemnicen las pérdidas que a los ganaderos les están ocasionando los ataques de los buitres".

Además, estas organizaciones agrarias piden que se desarrolle en Castilla y León el Real Decreto 1632/2011 de 14 de noviembre que autoriza a determinadas explotaciones ganaderas, siempre que cumplan unos requisitos (aprovechamiento ganadero extensivo, calificadas sanitariamente, en determinados ámbitos territoriales, etcétera), que no sea necesario recoger los cadáveres de animales, y así permitir que sean alimento de especies necrófagas como los buitres, lo que aliviaría los ataques de estas aves en las ganaderías de zonas especialmente sensibles.

La Alianza ha insistido en que la Junta de Castilla y León, y más en concreto la Consejería de Medio Ambiente (responsable del cuidado de la fauna salvaje), "no puede pasar por alto episodios cada vez más frecuentes en nuestra región, ya que rara es la semana que no se denuncia algún ataque de buitres con la muerte de algún animal domestico, ante la impotencia de los ganaderos, que nada pueden hacer para evitarlo".