UPA y COAG alertan del "agravamiento" que está sufriendo la agricultura y ganadería de la región por la sequía

Muchos ganaderos de Salamanca y zamora tienen problemas para abrevar el ganado

La 'Alianza por la unidad del campo', que forman las organizaciones UPA y COAG, ha alertado este viernes sobre el "agravamiento" que esta sufriendo el sector agrícola y ganadero debido a la sequía que está sufriendo la Comunidad desde hace meses.

La ausencia total de precipitaciones que se alarga semana tras semana "está poniendo en una situación muy compleja a las siembras tardías de cereales, y al propio sector ganadero", según la Alianza.

Los embalses del Estado en la cuenca del Duero se encuentran al 49,6 por ciento de su capacidad, 14 puntos por debajo de la media de los últimos diez años y 27 menos que el año pasado.

En concreto y según la información que facilita la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), los embalses almacenaban en la tercera semana del mes de febrero 1.374,2 hectómetros cúbicos frente a los 2.122,8 de 2011.

Según la Alianza, la propia CHD ha mantenido reuniones con algunas comunidades de regantes "en las que se les ha manifestado el bajo nivel de algunos embalses, por lo que no se garantiza el riego de esta campaña en cultivos de regadío", situación "que está provocando una enorme incertidumbre entre los agricultores a la hora de planificar las siembras de estas tierras".

La situación a día de hoy es "bastante delicada" por lo que UPA y COAG alertan sobre la situación que afecta a la práctica totalidad de las provincias de Castilla y León.

Los cultivos más afectados están siendo los trigos y cebadas sembrados a partir del mes de diciembre.

Respecto a la ganadería, muchos profesionales se encuentran especialmente preocupados "porque es patente esta sequía invernal, dado que los pastos ya tenían que haber empezado a brotar". Además ganaderos de provincias como Salamanca y Zamora tienen serios problemas para abrevar al ganado, sobre todo en fincas con una cabaña amplia. Incluso los ganaderos se están viendo obligados en algunos casos a abastecer al ganado con cisternas al no disponer de agua en las charcas naturales.