UPA-COAG exige la implicación de las administraciones para resolver el problema de los cultivadores de tabaco en Ávila

Planta del tabaco

La incertidumbre sobre la contratación de tabaco negro a los productores de la provincia de Ávila por parte de Cetarsa puede dar al traste con muchas economías familiares del Valle del Tiétar.

La Alianza UPA-COAG de Ávila reclama a las administraciones que se impliquen en la defensa de los agricultores afectados tras la  decisión que ha tomado la empresa semipública Cetarsa en relación a las reducciones de contratación del tabaco negro que se produce en nuestra provincia.

 

Cetarsa ha comunicado a los cultivadores la reducción del 50 % en la contratación de tabaco para esta campaña y del 100 % para el año 2017. Incluso, a día de hoy la empresa sigue sin proporcionar la semilla certificada a los productores cuando en estas fechas se debería haber empezado a sembrar en semillero tal y como ha ocurrido otros años.

 

La Alianza UPA-COAG de Ávila denuncia la incertidumbre del sector y exige a la empresa que informe detalladamente sobre las intenciones que tiene a corto y medio plazo. Además nuestra esta  reclama a las administraciones que se pronuncien y defiendan los intereses de un cultivo que se ha convertido en un complemento económico de un buen número de explotaciones familiares en Candeleda y otros municipios colindantes.

 

Asimismo, denuncian que la intención de Cetarsa es acabar con el centro de recepción que hay en nuestra provincia y trasladarlo a Cáceres, lo que va a suponer un sobrecoste añadido de cinco céntimos/kilo por traslado de la materia prima, que sin duda supondrá un serio varapalo a los intereses económicos de los productores abulenses.

 

La Alianza UPA-COAG de Ávila recuerda que junto a Granada y Cáceres, la provincia de Ávila es productora de tabaco en nuestro país, por lo que si Cetarsa no da marcha atrás  en sus pretensiones los productores abulenses volverán a ser discriminados una vez más por las Administraciones y por políticas antisociales.