UPA-COAG denuncia que la Junta penaliza la incorporación de jóvenes abulenses al sector vacuno de carne

Un joven que se quiera incorporar a este sector productor no percibirá 10.000 euros de ayuda al no ser considerado `estratégico´  por parte de la Consejería de Agricultura y Ganadería en el programa `Agrohorizonte 2020´.

 

La Alianza UPA-COAG muestra su rechazo a que la Consejería de Agricultura y Ganadería penalice la incorporación de jóvenes al sector vacuno de carne de Ávila

 

"Resulta sorprendente que el Gobierno regional, a pesar de que el sector vacuno de carne cuenta con 15.000 explotaciones en Castilla y León (2.500 en la provincia de Ávila), le discrimine y no asigne el mismo nivel de ayudas para un joven que se quiera incorporar al no ser considerado `estratégico´ en el programa `Agrohorizonte 2020´", manifiestan desde esta organización.

 

"Cabe recordar que la Consejería de Agricultura y Ganadería ha decidido hacer públicas las ayudas a la instalación de agricultores y ganaderos jóvenes, que consistirán en una prima base de 20.000 euros, y que esta cuantía podrá incrementarse en 10.000 euros si la incorporación se hace en alguno de estos sectores que la Administración regional ha decidido calificar como estratégicos: (ovino-caprino, vacuno de leche, porcino ibérico, patata y hortícolas, remolacha, herbáceos de alto valor, viñedo y agricultura ecológica)", añaden.

 

"Así pues, el Gobierno regional penaliza con 10.000 euros a los jóvenes abulenses que quieran incorporarse al vacuno de carne, tanto de vacas nodrizas como de cebo, cuando es un sector que se merece el mismo reconocimiento dado que es muy importante para amplias zonas de la provincia, en muchos casos desfavorecidas, y sus profesionales son merecedores de políticas específicas para incentivar su desarrollo económico y productor".


La Alianza UPA-COAG considera todo un despropósito que el Gobierno regional haya relegado al vacuno de carne de Ávila a un segundo plano en cuanto a priorizar la ayuda a incorporación de jóvenes, "puesto que en zonas de sierra el relevo generacional es fundamental para el futuro más próximo, y además sus profesionales realizan una labor imprescindible y básica en defensa de la naturaleza y del medio natural".

 

En este sentido, esta organización exige que se dé el máximo reconocimiento al vacuno de carne, al igual que se hace con otros profesionales agrarios, puesto que de lo contrario muchas ganaderías extensivas desaparecerán y tendrán que `cerrar muchos pueblos´.  Por ello, exigen que la incorporación de jóvenes se incentive como se merece, tratándose además de un sector con auténticos profesionales que generan vida, empleo y actividad económica en amplias zonas rurales de nuestro territorio.