UPA asegura que 2014 ha sido un "año negro" para el campo español por el veto ruso y abusos de distribución

La renta agraria cayó un 7,1% en 2014, regresando a niveles de hace seis años.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha asegurado que el 2014 ha sido un "año negro" para el campo español, marcado por el veto ruso y los abusos de la distribución, así como por la caída del 7,1% de la renta agraria, según ha informado en un comunicado.

  

La asociación agraria, que ha realizado un balance de este ejercicio en el sector, ha recordado que la gran distribución aprovechó el veto ruso como excusa para controlar y manejar a la baja las cotizaciones de los productos agrícolas y ganaderos en España.

  

Además, ha subrayado que los desequilibrios de la cadena agroalimentaria continuaron en 2014, provocando un "año negro" en precios para el campo, mientras que la aprobación de una Politíca Agraria Común (PAC), "que decepciona", y los elevados costes de producción siguieron lastrando la economía del sector primario, que cae a niveles de hace seis años.

  

En concreto, la renta agraria cayó un 7,1% en 2014, regresando a niveles de hace seis años, mientras que este ejercicio se incrementó la dependencia del sector de las subvenciones y siguió cayendo el empleo en el campo.

  

"La agricultura y la ganadería españolas son más dependientes de las subvenciones", pasando de suponer el 26,5% de la renta total a alcanzar el 28,8%, lo que demuestra que se trata de un sector "más débil y vulnerable".

  

"Hemos perdido seis años en lo que a renta agraria se refiere", han lamentado desde UPA, que también se ha fijado en la pérdida de rentabilidad de la actividad. Los costes de producción han pasado del 41% en 2007 al 49% en 2014.