Unos tanto (JosĂŠ MuĂąoz, PP) y otros tan poco (Josefa Mena, PSOE)

El Senado cuelga desde hoy en su web las declaraciones de bienes de los representantes de la CĂĄmara Alta.

Muñoz (PP) declara cerca de 50.000 € en rendimientos de capital, 7 viviendas, dos locales comerciales, una planta de despachos-oficinas, 122.046 € de saldo en 6 cuentas corrientes, más de 68.000 € en acciones y casi 250.000 € en fondos y planes de pensiones. Mientas, Josefa Mena (PSOE), es propietaria de un kiosco de prensa, tiene un depósito de 2.389 € y una hipoteca y un crédito personal que juntos suman apenas 75.000 €. Julián Lanzarote, uno de los 4 senadores que no han presentado sus declaraciones a tiempo.

Como tantas otras cosas en la vida, la distribuciĂłn de la riqueza entre los cargos pĂşblicos de Salamanca deja lugar a observar los grandes contrastes de nuestra sociedad. Para muestra sirva un botĂłn: las declaraciones de bienes de los senadores salmantinos por parte del PP y del PSOE, son pĂşblicas desde hoy en la pĂĄgina web del Senado (www.senado.es), y dejan patentes esas diferencias.

Dentro del PP, el que sale ganando, y con creces, es el senador José Muñoz Marín, que está a punto de concluir su segunda legislatura, y que ha presentado una declaración de bienes bastante abultada, sobre todo si la comparamos con el resto de nuestros representantes salmantinos en la Cámara Alta. Así, Muñoz declara que percibe dietas, dividendos, rendimientos por seguros y rentas del capital inmobiliario, etc… por valor de 51.213,88 €, y manifiesta que en la declaración del año pasado pagó en concepto de IRPF 30.009,13 €.

Quizá lo más significativo sea el patrimonio inmobiliario que posee Muñoz, casi todo en régimen de gananciales, y que comprende 5 viviendas, dos plazas de garaje, un local comercial de dos pisos y una planta comercial de despachos oficinas en Salamanca, además de otro local con garaje en Madrid, un apartamento en Pontevedra, y una casa-vivienda rural en la provincia de Salamanca. Pero más llamativo puede ser, no obstante, que tan sólo declare ser deudor de un préstamo hipotecario suscrito en 2005, al que se subrogó en 2008, de 188.000 €, de los que le restan por pagar algo más de 114.000.

En cuanto al patrimonio financiero, el senador popular se atribuye 6 cuentas corrientes en diferentes entidades cuya suma del saldo a 31 de diciembre de 2010 era de 122.446,05 €, casi 70.000 € en acciones en diferentes sociedades, y fondos en planes de pensiones y mutualidad de la abogacía por la nada desdeñable cantidad de 248.898,18 €.

Contrasta radicalmente la ‘opulencia’ en la declaración de bienes de Muñoz, con la de su compañera de filas en el senado por parte del PP salmantino María Teresa Cobaleda, quien manifiesta haber recibido rentas en retribuciones, dividendos o intereses de cuentas corrientes por valor de 633 €, haber abonado por IRPF en su última declaración 11.530 € y tener un saldo entre 2 cuentas corrientes y 2 de ahorro, de 5.116,80€. Cobaleda es además propietaria de sendos apartamentos en Salamanca y León, y un estudio en Madrid, tiene 79 títulos de Telefónica por valor de 1.135,63 €, y dos hipotecas que suman 263.908 € de las que le restan por liquidar tan sólo 28.273, y eso que ambas le fueron concedidas entre 2004 y 2009.

Por su parte, JuliĂĄn Lanzarote, el Ăşltimo de los 3 senadores salmantinos en llegar a la CĂĄmara Alta, pues se incorporĂł en junio de este aĂąo tras sustituir a Salvador Cruz, presentĂł en la jornada de ayer pasadas de las 15.00 horas su declaraciĂłn de bienes y el Senado la colgarĂĄ a lo largo del dĂ­a de hoy.

Sin duda, la diferencia entre los anteriores y la única representante del PSOE salmantino en el Senado, es lo más significativo de esta comparación. Josefa Mena, senadora desde 2008, manifiesta en su declaración contar únicamente con un kiosco de prensa en régimen de gananciales, 2.389,36 € en un depósito en cuenta de ahorro, y una hipoteca y un crédito personal que juntos suman apenas 75.000 €.