Unos 8.000 usuarios de teléfonos están incomunicados desde ayer

Sin telefonía fija. Vitigudino, Aldeadávila, Saucelle, El Milano, Mieza, Barruecopardo y Masueco, entre otros. Suministro eléctrico. Apagón de dos horas y media para 1.800 vecinos de cinco municipios
MIGUEL CORRAL

Unos 8.000 usuarios de telefonía fija de la comarca de Vitigudino permanecen incomunicados desde la noche del pasado martes, momento en que se registraron las primeras incidencias con cortes en las comunicaciones, una situación que se agravaba en torno al medio día de ayer cuando se producía un corte de suministro eléctrico en la red y que afectaba a las comunicaciones y otros servicios a los vecinos de las localidades de Almendra, Trabanca, Cabeza de Framontanos, Villarino de los Aires y Pereña de la Ribera.

Hasta el momento de elaborar esta información, permanecían sin teléfonos fijos los municipios arribeños de Vitigudino, Saucelle, Aldeadávila, Barruecopardo, El Milano, Mieza y Masueco, entre otros, una circunstancia a la que se suma en muchos casos una incidencia en la red de telefonía móvil de números Movistar.

Sobre esto último, a lo largo de la jornada de ayer se podía observar como dos teléfonos móviles de esa misma compañía funcionaban de diferente forma. Uno mostraba de manera normal la banda de cobertura y el otro solicitaba el registro de un operador sin que en la lista de los disponibles apareciera el contratado por el usuario, en este caso Movistar.

Este hecho también se produjo en municipios de la comarca de El Abadengo, afectando a varios municipios y entre ellos, Lumbrales, de 2.000 habitantes. Según ha podido saber este diario, la causa de la ausencia de cobertura en esta zona podría deberse al derribo sufrido por una torreta de telefonía que esta compañía posee en la localidad de Bañobárez, aunque desde la empresa la única respuesta que se han encontrado los usuarios es que el Operador reconoce la incidencia y asegura que tratan de solucionarla lo antes posible, cuestión que no ha sucedido en las últimas 24 horas. Esta carencia ha provocado serios trastornos en oficinas, ayuntamientos y servicios como bancos, talleres y comercios, que no han podido hacer en muchos casos sus pedidos a sus suministradores por la ausencia de comunicaciones en las redes de Telefónica, principal empresa de servicios en esta zona, por lo que muchos usuarios han puesto de manifiesto su intención de reclamar a la empresa de telefonía los daños ocasionados.

Los únicos que en parte han agradecido este apagón telefónico han sido los funcionarios en ayuntamientos y otras administraciones, que durante su jornada laboral se han liberado del incesante ruido de los timbres de los aparatos fijos de telefonía.