Unos 4.000 ganaderos piden precios justos y ayudas urgentes para salir de la crisis

Profesionales. Organizaciones agrarias y cooperativas protestan en Valladolid y no descartan una manifestación en Madrid el próximo mes
J.M.S.



Si el problema “no se soluciona” con medidas “concretas y urgentes”, las OPA y las cooperativas de la región, junto con las del resto de las comunidades autónomas, organizarán una manifestación nacional en Madrid en marzo, según anunciaron sus representantes minutos antes de que arrancara una manifestación que, bajo una lluvia intermitente, recorrió la plaza de Colón, la acera de Recoletos y las calles de Miguel Íscar, Duque de la Victoria y Ferrari para finalizar en la Plaza Mayor de la capital.

El presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, recalcó que “la alimentación de la sociedad es una cuestión de estado”, por lo que tienen que tomar cartas en el asunto “el presidente del Gobierno y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, conjuntamente con las comunidades”.

A todas las administraciones, Dujo les exigió “medidas económicas” para “paliar de manera urgente” la situación de las 35.000 familias que en Castilla y León viven del sector ganadero, que pasan por “ayudas financieras y fiscales” y por que “se presione a la industria y a la distribución para que paguen al ganadero su precio justo”. En ese sentido, precisó que “por pagar un precio digno a los ganaderos” no hay “por qué encarecer el precio al consumidor”, basta con que “los márgenes comerciales sean justos para todos y la cadena de valor tenga en cada extracto su beneficio”.
“No es justo que los que más trabajan y producen alimentos de calidad, con las garantías sanitarias, se estén arruinando trabajando, y, sin embargo, los especuladores, que son los intermediarios y la distribución, se estén haciendo ricos a costa de nuestro trabajo”, criticó el presidente regional de Asaja, quien auguró que si la situación no se soluciona “de manera inmediata”, la “totalidad” de las explotaciones, y “sobre todo las de los jóvenes, que son las que tienen más futuro y más vida”, tendrán que “cerrar” porque “no son rentables económicamente”.

Precios y contratos
En términos similares se expresó el coordinador de la UCCL, Jesús Manuel González Palacín, al pedir “medidas concretas y urgentes” ante la “dramática situación” de la ganadería castellana y leonesa, entre las que destacó “precio y contratos que garanticen la rentabilidad de las explotaciones”.

En su opinión, dichas reivindicaciones sólo se conseguirán “a través de una presión muy fuerte de las administraciones hacia la agroindustria”, que, según declaró, se lleva “mucho dinero público, en Castilla y León más de 400 millones, a cambio de nada”. “Ya es hora de que se ligue ese dinero a un compromiso concreto en un contrato que garantice rentabilidad. Si no tenemos eso, no tenemos nada”, enfatizó.

Palacín puso como ejemplo el modelo francés, en el que gracias a las negociaciones de 2010 se pasó “de pagar a 24 céntimos el litro de leche de vaca a 36”, y pidió “a los políticos de España y de Castilla y León” esa “valentía” para conseguir que la agroindustria “pague un precio digno al ganadero”, ya que “lo único que salvará al sector son precios vía contratos y con una presión de las dos administraciones”.

El secretario general de UPA Castilla y León, Julio López, declaró que esta jornada es “un día muy importante para el sector”, ya que “se juega prácticamente” su “continuidad”, y que “sin precios justos”, sin “una intervención en la cadena” y “sin contratos con las industrias” no tiene “ningún futuro”. Al igual que Dujo, López sostuvo la tesis de que “los consumidores no tienen que pagar más para que los ganaderos tengan beneficios”.Además, constató que a las OPA y a las cooperativas agrarias y ganaderas les ha “sorprendido de forma desagradable” el “poco interés” que tanto el Gobierno de España como el Ejecutivo de Herrera se han “tomado” para poner en marcha “un plan de choque serio”.
“De las 19 medidas puestas encima de la mesa, la Junta sólo ha puesto algo de dinero en tres. El resto no tienen ningún contenido. Desde el Ministerio tampoco hay una medida sólida y no se ha comprometido en absoluto a que el plan solucione el problema”, apostilló.