Uno de los detenidos en la persecución policial había robado y apuñalado horas antes a un joven

Escaleras Gran Vía

Un joven fue apuñalado junto a las escaleras de Gran Vía en Salamanca por un individuo que intentó robarle el teléfono móvil. Horas después se comprobó que el atracador era uno de los ocupantes del vehículo que protagonizó una persecución policial por las calles de la ciudad. 

Un joven que había terminado su jornada laboral cerca de la medianoche en un establecimiento de hostelería se encontraba esperando el autobús, cuando se le acercó un varón que quiso arrebatarle el teléfono móvil que manipulaba.

 

Al oponer resistencia, según manifestaciones de la víctima, forcejearon y recibió tres golpes en el costado, espalda y pecho con un objeto punzante, huyendo el autor del lugar tras arrebatarle el terminal.

 

Al observar que sangraba por un costado, regresó al establecimiento donde trabaja, desde donde llamaron a la Policía y posteriormente llegó una ambulancia de soporte vital, que le estabilizó y le trasladó al complejo hospitalario, donde fue atendido de sus heridas, una de las cuales le había afectado el bazo, por lo que permaneció inicialmente en la UCI y posteriormente en planta, donde continúa.

 

La diligencias de investigación practicadas y las manifestaciones de la víctima han permitido considerar presunto autor de estos hechos a un joven de 25 años, que posteriormente durante la noche fue uno de los detenidos durante la persecución policial que se llevó a cabo por las calles de Salamanca.