UNIÓN en el campo ...

Cano insiste en convertir la solidaridad de grupo en su punto fuerte y los jugadores reiteran su mensaje de felicidad con lo que se hace
TERESA SÁNCHEZ

La Unión Deportiva Salamanca vive en permanente contraste. La tranquilidad, incluso satisfacción, que se respira a ras de césped contrasta con la crispación que se vive en los despachos y que, por suerte, por ahora no ha salpicado a los futbolistas.

Lejos del ambiente tenso que se respira en las altas instancias del club, la plantilla unionista continuó ayer con su trabajo con Óscar Cano al frente en una jornada en la que el técnico insistió mucho en la corrección de situaciones que no acabó de ver claras en el encuentro del pasado viernes ante el Nástic y en la que incidió de manera notable en una de las premisas bajo la que quiere que se muevan sus jugadores: la solidaridad. Con el plantel dividido en dos equipos, el técnico granadino premió a sus futbolistas con mensajes positivos cuando se esforzaron en la recuperación conjunta del esférico mientras dejaba frases como: “Así se quiere al compañero, así. No yendo de cañas por ahí, que también, pero sobre todo así, con solidaridad en el trabajo”.

Hipermotivación y mensajes que calan en sus futbolistas y que luego éstos repiten a la hora de valorar el trabajo que se está realizando: “Hace su trabajo. Ve las carencias que tiene el equipo y sobre eso tiene que trabajar y esta semana creo que está intentando motivar al equipo en ese aspecto”, comentaba Endika. “La diferencia, por ejemplo respecto al año pasado, es que en el vestuario estamos mucho más tranquilos. Creo que todo el mundo se ha dado cuenta de que somos un equipo que tiene que estar trabajado para hacer las cosas bien y es lo que estamos haciendo”, señalaba Endika ayer.