Unas 15.000 personas salen a la calle contra la reforma laboral

Alrededor de 15.000 personas, entre ellas una nutrida representación de salmantinos, se manifestaron ayer por las calles de Valladolid en defensa de la recuperación de derechos y del Estado del Bienestar, con un mensaje claro y contundente hacia el Gobierno central para que revierta la reforma laboral y como continuación a la huelga general del pasado 29 de septiembre.
S. G. P. / Agencias

Bajo el lema La movilización continúa, los manifestantes recorrieron desde las 12.00 horas, el centro de la capital vallisoletana, desde la Plaza de Colón hasta la de la Universidad, con cánticos y pancartas en contra del Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero. Los dos secretarios regionales de CCOO y UGT, Ángel Hernández y Agustín Prieto, respectivamente, aprovecharon esta convocatoria para amenazar con otra huelga general en el mes de enero si el conflicto no se soluciona, y añadieron que “tienen todo el tiempo” en 2011 para continuar con las movilizaciones.

Ambos líderes sindicales, que estuvieron acompañados por el coordinador regional de IU, José María González, coincidieron en que la fuerza sindical sigue “en pie de guerra” y que no abandonarán las protestas hasta que el Gobierno no modifique una política “nefasta y antisocial”, tal y como aseguró Prieto. La protesta, a la que acudió gente llegada de todas las provincias de Castilla y León, sirvió también como una advertencia sobre la pretensión del Gobierno de ampliar la edad de jubilación a los 67 años, una propuesta que de llevarse a cabo tendrá una respuesta sindical “contundente”. También recordaron durante la protesta que a primeros de enero ambas centrales iniciarán una campaña de recogida de firmas, principalmente en los centros de trabajo, para a finales de marzo presentar en el Parlamento la primera iniciativa legislativa popular (ILP) impulsada por los sindicatos en la democracia, dirigida a modificar la reforma laboral. Al respecto, Hernández animó a todos los trabajadores a firmar el documento. Esta ILP es una apuesta por el empleo estable y por los derechos que se trasladará a las empresas para solicitar el apoyo de los trabajadores y de la ciudadanía en general.