Una victoria de futuro

Los charros vencen dentro y fuera del campo, con la afición y un tanto de Marcos Márquez. Las fotos, en esta GALERíA

Victoria necesaria para el ánimo y el futuro de la UDS, con la afición dando ejemplo, aunque no fuera en la medida esperada por muchos, pero sí están todos los que son y así lo dejaron ver desde el principio. Y el equipo respondió en el campo con una victoria.

La afición ya había mostrado sus cartas antes del choque con una marcha en favor de la UDS para buscar una solución que le garantice el futuro el año que viene, algo incierto por el momento. Centenares de aficionados se juntaron en el ágora salmantina para mostrar su unionismo y recogieron por el camino a otros tantos que siguen siendo fieles al equipo pero… el resultado final fue de casi 4.700 espectadores, poco más que un día ‘normal’.

Es de agradecer el apoyo de los de siempre pero falta más unión, de aficionados y de los que tiene que tomar una decisión para que 89 años de historia no se vayan al pozo, no puede ser. La afición cumplió, como siempre y le tocaba al equipo, que no puede permanecer ajeno a todo lo que ocurre alrededor de la institución y así salió al partido, con voluntad pero con poco juego.

El inicio del choque fue soso, como los últimos encuentros de la UDS en casa, con su afición, y los charros no enlazaban buenas opciones de juego ante un rival que ya no se jugaba nada más que la honra de quedar lo más arriba posible en la tabla. Encima, y por si fuera poco, la desgracia cayó de nuevo sobre un equipo que tiene la cruz encima en forma de lesión, la del canterano Sergio Ramos, y todo hace indicar a que se ha roto el cruzado.

El unionista no había contado con muchos minutos este año pero en las últimas jornadas se había hecho un hueco en el once y con su lesión, los fantasmas volvieron, si es que se han marchado alguna vez este año. Sin duda, un mazazo para el equipo, el club de cara al futuro y el propio jugador.

El partido seguía igual, con poco ritmo y solo una acción de Marcos Márquez en el minuto 23, antesala del primer gol, con un disparo suave que detuvo sin problemas Otermin. El Real Unión respondió dos minutos más tarde con un disparo de Mario que Bernabé solventó sin mayores problemas.

Y ya, cuando transcurrían 30 minutos del primer acto, el ‘matador’ controló con el pecho un centro desde la derecha, se revolvió y de un tiro potente hizo el primero en el marcador devolviendo algo de la alegría a una afición entregada. El gol dio alas a los charros que tres minutos más tarde tendrían otra en las botas de Javi H. (sustituyó a Ramos) tras una buena dejada de Marcos que detuvo Otermin.

Javi H. también fue el protagonista de otra acción minutos más tarde pero tampoco supo definir en un mano a mano contra el portero vasco. La Unión, con poco fútbol, había sido bastante mejor que un equipo con un presupuesto muy elevado y hecho para el ascenso. Y así se llegó al descanso.

Segunda parte similar, con todo el fútbol de la UDS
Los segundos 45 minutos fueron casi una copia de los primeros, con la UDS poniendo el fútbol, y un detalle de la afición antes del inicio de la segunda parte con una pancarta recorriendo el campo que rezaba: “Una solución para la Unión”.

Quizá lo de menos era el partido, el futuro importa más a un equipo que lucha por sobrevivir y que hizo uno de los mejores partidos en casa de la temporada. Entonces, apareció otro protagonista que no estaba en el guión, ‘el de amarillo’, que expulsó a Zegarra y al delegado dela UDS, González Arévalo, que la lió en El Helmántico. Jornadas antes la ‘preparó’ en Guijuelo cuando le dijo a Romero: “Me vas a comer los huevos, tú no terminas el partido”.

Y es que la UDS puso también las ocasiones; primero, en el minuto 61 en las botas de Jeremy, que tras un autopase dentro del área erró en el remate, en una de las mejores jugadas del partido. La Unión seguía acercándose y creaba peligro cada vez que pisaba el área. En el minuto 75, Javi H. recibió un buen pase de De Lucas que le dejó solo ante Otermin, pero volvió a fallar, estrellando el balón en la madera, en lo que fue otra clarísima ocasión.

Lo que bien empieza…
…bien termina, al menos en la jornada dominical, con triunfo de la UDS y una afición volcada que sueña con que el futuro del equipo sea blanco en lo institucional y blanquinegro en el campo. Porque sus 89 años de historia así lo avalan…