Una turista ayuda en las labores de búsqueda de su propia desaparición

La mujer viajó en autobús hasta Eldgja, un cañón volcánico de 75 kilómetros de longitud situado al sur de Islandia
Una turista que pasaba unos días de vacaciones en Islandia colaboró con la policía durante toda la jornada del sábado para intentar encontrar a una mujer desaparecida sin saber que en realidad la persona a la que intentaban encontrar era ella, según publican medios locales islandeses.

La mujer viajó en autobús hasta Eldgja, un cañón volcánico de 75 kilómetros de longitud situado al sur de Islandia y cuando finalizó la excursión todos los turistas volvieron al autobús, pero en el recuento faltaba una persona.

El conductor del autobús esperó una hora y al ver que la mujer no llegaba partió con una pasajera menos dando la voz de alarma a la policía. La mujer sí estaba dentro del autobús pero con una indumentaria diferente lo que despistó al conductor y no la reconoció.

Al llegar a un núcleo urbano, el hombre denunció a la policía la desaparición de una mujer de entre 20 y 30 años, de origen asiático, de aproximadamente un 1,60 de estatura y que vestía ropa oscura y hablaba bien inglés.

A pesar de la detallada descripción que el hombre facilitó a las autoridades ninguno de los turistas que viajaban en el autocar consiguió identificar a la supuesta desaparecida entre los pasajeros, ni ella misma.

La situación se alargó durante un día, en el que la policía y otros turistas estuvieron buscándola, además de la Guardia Costera que inició un operativo de búsqueda del cuerpo en el mar.

Los trabajos continuaron el día siguiente con un equipo de 50 socorristas que la buscaron hasta las 3:00 horas de la madrugada, momento en el que la mujer se percató de que a quien buscaban era a ella, lo que puso punto final al dispositivo de búsqueda.