Una treintena de provincias están en alerta por lluvia, olas y rachas de viento de hasta 100 km/h

Viento

Un total de 30 provincias de 14 comunidades autónomas están en alerta por precipitaciones, fenómenos costeros y rachas de viento de hasta 100 kilómetros por hora (km/h).

En concreto, estarán en alerta amarilla (riesgo) por precipitaciones Cantabria, Navarra, País Vasco, Asturias mientras que en el mismo nivel, pero por fenómenos costeros, estarán Almería, Granada, Melilla, Pontevedra, que se elevará a naranja (riesgo importante) en Asturias, Guipúzcoa, Vizcaya, Lugo, A Coruña y Cantabria.


Además, el viento activará la alerta amarilla en Almería, Granada, Teruel, Zaragoza, Cantabria, Albacete, Burgos, León, Palencia, Soria, Madrid, Zamora, Barcelona, Gerona, Tarragona, Melilla, Castellón, La Rioja, País Vasco, Asturias y Murcia, que se elevará a naranja en Valencia, Alicante, Navarra, Lérida y Huesca.

Durante el jueves, se esperan precipitaciones en el extremo norte peninsular, localmente persistentes y con baja probabilidad de algunas fuertes, en el Cantábrico oriental y Pirineo occidental, que pueden extenderse durante la tarde, de forma más débil, a otras zonas del norte, centro e interior del tercio oriental.

Las precipitaciones no se esperan en el oeste de Andalucía, ni en el área mediterránea y Baleares, donde podría haber intervalos nubosos; y en el norte de Canarias no se descartan lluvias débiles y ocasionales en las islas de mayor relieve.

La cota de nieve en la Península se situará entre los 1.300 y 1.600 metros en el extremo noreste, subiendo hasta los 1.500/1.800 en el resto del tercio norte, y más de 1.800 metros en el resto.

Las temperaturas diurnas experimentarán un ascenso en Baleares y extremo este peninsular; con las nocturnas en ascenso localmente notable en el noroeste peninsular, Pirineos y Valle del Ebro, y en ascenso en el resto, excepto en zonas del sureste y Canarias, donde estarán sin cambios o en ligero descenso.

El viento será de componente oeste en la Península y Baleares, siendo fuerte o con intervalos de fuerte en litorales y zonas altas, tercio oriental peninsular y Baleares, y rachas muy fuertes del noroeste en cantábrico oriental; y del nordeste en Canarias.