Una treintena de peñarandinos disfrutan de una ruta nocturna en btt

Una treintena de peñarandinos participaron el viernes en una quedada nocturna de aficionados a la bicicleta de todo terreno con una ruta por diferentes caminos de la comarca, en una cita donde no faltó la gastronomía

La bicicleta de montaña es una afición en auge en Peñaranda y en la comarca, como se puede comprobar en diferentes rutas organizadas por diversos colectivos como las quedadas que se promueven en Alaraz o Cantalapiedra, así como la tradicional ruta Transmorucha que organiza el Club de Senderismo Salandar. 

 

Se ha hecho habitual encontrarse en los caminos de Peñaranda y de la comarca a peñarandinos recorriendo esos parajes en sus bicicletas de todo terreno. La última de las quedadas tuvo lugar el pasado viernes por la noche, en una ruta nocturna en la que se juntaron una treintena de aficionados, algunos de ellos pertenecientes a grupos como correcaminos o btt San Juan

 

Los participantes en esta quedada nocturna recorrieron diferentes caminos desde Peñaranda hasta Duruelo, para regresar a la ciudad peñarandina por Mancera de Abajo donde los ciclistas degustaron un luch. La jornada que comenzó en torno a las nueve de la noche, concluyó dos horas después con un tentempié en el restaurante La Posada.