Una reválida para creérselo

Hay diferentes momentos a lo largo de una temporada que acaban por marcar el devenir de un equipo en el transcurso de la competición y para el Salamanca hoy puede ser uno de ellos. Es verdad que no se ha cumplido ni un cuarto de la Liga y que nadie, o casi nadie, esperaba un inicio de campeonato como el que ha firmado el conjunto blanquinegro pero si los de Cano son capaces de sacar algo positivo frente al Betis, habrá que empezar a creer en que realmente los charros están en su sitio.
Teresa Sánchez

Si algún pero se le puede poner al equipo salmantino hasta ahora es que como local se ha dejado escapar ya varios puntos y en la última jornada en casa, frente al Granada, fue cuando se encajó la primera derrota. Encontrar una mayor regularidad en el estadio Helmántico es el reto del equipo salmantino que lo quiere hacer ya, sea quien sea el que está enfrente.

Que no se caiga en el desorden y que ser capaces de ejercer una presión constante y equilibrada son los retos que durante toda la semana ha marcado Óscar Cano a sus jugadores. Al contrario de lo que le ha sucedido en algunos partidos como visitante, cuando ha jugado en su feudo, el equipo salmantino se ha mostrado bastante incómodo cuando no ha tenido el balón y ante un rival como el Betis, que es previsible que quiera llevar la iniciativa en algún momento, la escuadra blanquinegra deberá saber adaptarse.

Es posible que en el once que ponga hoy Cano en liza haya más de una novedad. Moratón es alta una vez cumplido su partidode sanción, Goikoetxea ya está recuperado y puede volver al centro de la zaga, desplazando a Arbilla a uno de los laterales. Por delante Miguel y Yuste pondrán la fuerza y la presencia en la medular y de ahí hacia arriba son varias las opciones que ha trabajado el técnico durante la semana. Puede optar por jugar con dos delanteros, una vez que Juanjo también cumplió ciclo. Es una opción que ha probado en más de un encuentro esta temporada, ganando el equipo más potencia por arriba a costa de perder algo de la velocidad que pueden aportar otros de los jugadores que habitualmente forman la línea de tres por detrás del delantero (Kike, Sarmiento o Perico).

La historia habla a favor de la UDSen los partidos en el Helmántico donde acumula diez victorias y cuatro empates, frente a los cuatro triunfos béticos en los dieciocho enfrentamientos.

Para ello espera contar con el respaldo de unos aficionados que habrá que ver cómo responden al primer encuentro matutino de la temporada –no juega a las doce de la mañana desde que la pasada temporada se enfrentó a domicilio al Cartagena–, y, sobre todo, a la media jornada de ayuda al club. La media en casa de los últimos encuentros supera los 7.000 aficionados.