Una resonancia confirma el adiós de Quique Martín a la temporada

LESIONADO. El capitán sufrió una rotura fibrilar grave en el gemelo interno de la pierna izquierda durante el entreno de recuperación del domingo. FRECUENTE. El asturiano no ha tenido continuidad este año
I. C.

Se confirmó el peor de los pronósticos. El centrocampista de la UDS Quique Martín dice adiós a la actual temporada después de que la resonancia que se le practicó en la mañana de ayer confirmara una grave lesión. El asturiano tiene una rotura fibrilar muy importante en el gemelo interno de la pierna izquierda, que se produjo mientras corría en el entrenamiento de recuperación que la plantilla charra llevó a cabo en las instalaciones del estadio Helmántico el domingo.

Con, al menos, ocho semanas de baja, el media punta asturiano se despide de jugar más este año con la UDS, ya que sólo faltan 10 jornadas para que finalice la competición.

El jugador, que asegura no querer meditar de momento su retirada por ese contratiempo, ha estado perseguido por las lesiones musculares durante toda la temporada, en la que por esta razón no ha tenido continuidad. De hecho, Quique volvió a la convocatoria esta semana pasada frente al Albacete después de estar casi tres semanas de baja por una nueva rotura de fibras.
Ésta ha sido una de las razones por las que el capitán blanquinegro sólo ha logrado jugar en diez ocasiones como titular en los 32 partidos disputados, saliendo al campo como suplente otras 13 veces. Al final, el asturiano ha sumado poco más de mil minutos esta temporada (1.058), que bien podría ser la de su retirada definitiva.

De hecho, la renovación por un año que acordaron el club y el futbolista el pasado año ya fue bastante forzada, por lo que el jugador podría decir así adiós a su magnífica carrera deportiva, con 38 años.

Mala suerte unionista
Esta temporada, el equipo blanquinegro vive asolado por las bajas de su plantilla, que han sido de muy diversa índole, pero que han mermado la capacidad competitiva del equipo. Primero fue Miguel García, un fijo en el centro del campo, el que tras sufrir un infarto en octubre dijo adiós al fútbol. La apendicitis de Endika y su posterior baja tras ser operado de la rodilla fueron el penúltimo susto.