Una prueba física permite identificar qué niños tienen más riesgo futuro de infarto

Niño, bebé

Un estudio internacional coordinado por la Universidad de Granada (UGR) ha demostrado que la prueba física denominada "test de ida y vuelta" es una herramienta que permite identificar con fiabilidad qué niños tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular o un infarto de miocardio en el futuro.

La prueba mide de forma sencilla el nivel de capacidad aeróbica de los niños y jóvenes, según informa en una nota de prensa la UGR relativa a este estudio que ha sido publicado por la revista científica 'British Journal of Sports Medicine'.

 

El trabajo ha supuesto una nueva revisión de siete estudios que incluyen a más de 9.000 niños y jóvenes de entre 8 y 19 años, procedentes de 14 países, bajo la coordinación del el investigador Jonatan Ruiz, que cuenta con una ayuda Ramón y Cajal en el departamento de Educación Física y Deportiva de la UGR.

 

La investigación ha revelado la "gran utilidad de los puntos de corte de nivel de capacidad aeróbica" que se calcula con esta prueba, también conocida como "test de los 20 metros", en la que los niños han de correr esa distancia a una velocidad que se va incrementando progresivamente, siendo evaluado por el profesor de Educación Física de su centro educativo.

 

"Por debajo de los niveles de aptitud recomendados --un consumo máximo de oxígeno de 42 y 35 mililitros por kilogramos por minuto para niños y niñas, respectivamente-- debemos plantear una bandera roja que nos mantenga alerta", ha apuntado Jonathan Ruiz.

 

"A pesar de que este test de aptitud es ampliamente utilizado en las escuelas y nos ofrece una información sobre el estado de salud de enorme valor, los médicos y agentes de salud que evalúan el riesgo de enfermedad cardiovascular presente o futura en estas edades todavía no han adoptado estas normas", ha añadido Ruiz.

 

SOBREPESO Y OBESIDAD

 

Los autores de este trabajo han advertido de que es "necesario" establecer normas internacionales relacionadas con la capacidad aeróbica similares a las que se emplean para determinar el sobrepeso o la obesidad.

 

Los resultados de la investigación han revelado que el porcentaje de niños y adolescentes con riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares oscilaba entre el 6 y el 39 por ciento para los niños y entre el 6 y el 86 por ciento para las niñas.

 

Los chicos con un nivel de capacidad aeróbica superior a 42 ml/kg/min tenían 5,7 veces más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, una cifra que en el caso de las niñas se tradujo en que a partir de 35 ml/kg/min eran 3,6 veces más propensas a estar en riesgo.

 

El "test de ida y vuelta" se utiliza actualmente en la mayoría de los centros educativos de España, así como en muchos países europeos, para medir la capacidad aeróbica de los menores.

 

Esta investigación ha determinado que dicha prueba sirve, además, para determinar qué niños y niñas tienen una peor salud cardiovascular, y deberían someterse a un programa de intervención para mejorarla.