Una parodia sobre el Juan de Juni centra las murgas de la rondalla Tres Columnas

Tradición popular. El humor, la gracia y el ingenio de los murguistas deleitaron al público que llenó al completo el teatro Nuevo en las dos sesiones celebradas
Ángel S. Peinado

El teatro Nuevo Fernando Arrabal acogió anoche lo que puede considerarse como el acto oficial de apertura del ‘precarnaval’ con la presentación de las tradicionales coplas a cargo de la Rondalla Tres Columnas. Esta singular murga consiguió un año más contagiar al incondicional público, que llenó a rebosar el teatro, de ese especial gracejo y buen humor que sólo este grupo de mirobrigenses sabe transmitir.

Se ha traspasado ya la barrera del medio siglo y estos murguistas continúan manteniendo esta vieja tradición con la misma ilusión y entrega de siempre. Son ellos los que en la antesala del Carnaval comienzan a calentar el ambiente, dándole a esta fiesta esa dosis de buen humor mezclada con melodías pegadizas y entrañables, con las que pretenden trasmitir a través de esa chispeante y atrevida copla, algunos de los acontecimientos más sonados de la vida en la ciudad. En esta ocasión la murga Tres Columnas, que siempre ha mostrado su defensa por nuestro patrimonio y en concreto por el grupo escultórico de Juan de Juni, volvió a insistir un año más en esta defensa, pero en esta ocasión dedicó prácticamente toda su presentación a este tema, parodiando su particular historia de El Calvario. Previamente a la actuación de la Rondalla, como es habitual, el alcalde Javier Iglesias y miembros de la Corporación acompañados por la reina del Carnaval Alba Moro Martín y su corte de honor esperaron a los murguistas bajo los soportales del Ayuntamiento, que previamente se habían reunido en el bar El Rebollar: desde allí se inició un desfile con aire festivo al son de las melodías de la Rondalla hasta el teatro Nuevo Fernando Arrabal, donde ocuparon un lugar preferente.

Este ritual se lleva realizando desde hace algunos años, evocando esa primera presentación oficial de las coplas que tenía lugar en el salón de sesiones del Ayuntamiento ante las autoridades locales, y que después se trasladó al teatro con el fin de que pudiera asistir mayor numero de público.

Un año más el murguista Nino Rodríguez fue el encargado de dirigir esta presentación impregnada de esa buena dosis de humor y socarronería que le caracteriza. Nino dirigió toda una parodia sobre El Calvario de Juan de Juni, reivindicando para la ciudad esta obra. Con la colaboración de José Luis Paniagua, que interpretó al Cristo; Paco Marta y Pedro Ferreira que hicieron de Juan y Juni, como escultores de la obra, nos contaron la historia de El Calvario, desde su particular visión de los hechos, incluido el proceso de restauración e incluso mucho tiempo atrás. Fueron deleitando al público con sucesivas apariciones del Cristo, que finalmente vuelve a casa, tras ser restaurado, vestido de hippie. También hicieron alusión a El Corte Inglés, donde aprovecharán para comprarle un traje el Cristo de Juan de Juni. La interpretación a pesar de no haberse ni siquiera ensayado hasta poco antes de salir, resultó realmente espectacular y sobre todo cumplió el objetivo de emocionar al público y reivindicar una vez más lo que es de Ciudad Rodrigo. A continuación las guitarras, acordeón, panderetas y bandurrias de los murguistas comenzaron a entonar las coplas que como siempre trasmitieron cierta dosis satirizante, cuidándose mucho de que las autoridades locales no salieran demasiado malparadas. Así, se interpretaron temas como la Casa de la Mujer, los viajes a Londres y Fitur y Portugal o la donación de los toros para el encierro a caballo.

Una buena parte de los versos estuvieron dedicados al Bicentenario, al Himno de Ciudad Rodrigo, al percance de los Reyes Magos y lógicamente al parón de la construcción en nuestra ciudad.

Hoy la encargada de abrir el precarnaval será la peña El Caballo con la intervención de Luis Astolfi Pérez de Guzmán.