Una obra a medias eleva el retraso de la plaza de Garrido hasta el año y medio

Rampa del parking de la plaza de Garrido, una de las cosas que están terminadas de una obra que no avanza.

El parking de Garrido va retrasado y pospone el nuevo parque: como pronto estarán terminados en febrero-marzo de 2017, un año y medio de retraso y meses después de la fecha comprometida por el alcalde.

La nueva configuración de la plaza de Garrido, con un parking subterráneo y un nuevo parque en su superficie, se ha confirmado como el nuevo dolor de cabeza para un equipo de Gobierno que tropieza de nuevo con otro proyecto de embergadura. La obra del parking no avanza y la del parque se ha visto envuelta en una polémica por el sobrecoste de 400.000 euros que quiere asumir el Ayuntamiento, y con el que la oposición no está en absoluto conforme. Dos circunstancias que complican su finalización. El resultado: un retraso acumulado muy notable que se irá hasta el año y medio, o más, cuando se logre estrenar la nueva plaza, parque y parking.

 

Según ha decrito el concejal de Fomento, Carlos García Carbayo, el parking va muy retrasado. En el pleno de este viernes ha explicado que hasta ahora se ha realizado el pilotaje, la estructura y soporte, salidas peatonales y rampas... y otras unidades de obra estructural, pero faltan ascensores, peatonalización, señalización, pintura, instalación eléctrica... Según expertos en construcción, la capa de tierra con la que se ha cubierto la estructura no significa que esté cerca de su finalización y apuntan también a un parón en las últimas semanas.

 

Además, el concejal ha dicho desconocer el número de plazas que se han vendido del aparcamiento subterráneo, pero pedirá la información. Esta es una de las claves del problema, ya que la empresa concesionaría no habría vendido un número suficiente de plazas, lo que complicaría la rentabilidad esperada del proyecto. Y la ejecución del parque público al que se comprometió la concesionaria, Santher.

 

Esta es la segunda parte del problema. Aunque nadie se ha manifestado sobre si la obra del parking y la del parque son compatibles, el caso es que la actuación en la superficie se ha pospuesto al tiempo que la obra del aparcamiento subterráneo se retrasaba. El contrato de la obra se firmó el mismo día de su adjudicación, el día 1 de julio de 2014, y pocos días después la empresa había vallado la zona; en septiembre de 2014 el pleno dio licencia para la obra y después empezaría a desmantelarse el viejo parque.

 

Según el contrato, el parking tenía que estar listo en once meses y medio; tomando la fecha de la licencia, eso es mediados de agosto de 2015 o algo después. En esa fecha todavía se trabajaba en la estructura. Cuando en octubre de 2014 se presentó el primer diseño del parque, no se dio fecha distinta a la del aparcamiento, con lo que también va con retraso. En febrero de este año el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, salió a anunciar la segunda versión del parque y dijo que estaría terminado tras el verano de 2016. Ahora sabemos que no será así.

 

Según ha explicado el Ayuntamiento, al hacerse cargo el municipio del proyecto y quitárselo a la empresa concesionaria, hay que hacer trámites que llevarán unas semanas, licitar la obra (otros dos meses de papeleo) y hay un nuevo plazo de obras, que será de cuatro meses según el equipo de Gobierno. Eso son otros 6-7 meses que sumar desde hoy y que llevan la fecha probable de finalización hasta febrero de 2017... siempre y cuando el retraso en el parking no lo impida.

Noticias relacionadas