Una mujer salva la vida tras recibir 20 puñaladas de su pareja en un bar

Calle Miñagustín. La víctima, de 40 años, fue encontrada por la Policía tirada a la puerta del local sangrando por brazos, piernas, tórax y abdomen
E. S. C.

Salamanca sufrió ayer el episodio de violencia de género más grave del año. Una mujer, de 40 años y de iniciales M. B. R. H., recibió en la madrugada del lunes al martes cerca de 20 puñaladas de su compañero sentimental, J. M. S. G., de 42, aunque la vida de la víctima no corre peligro tras ser operada de urgencia en el Hospital Clínico, donde permanece en la UVI estable dentro de la gravedad. Según la agencia Ical, la mujer fue intervenida de una herida de aproximadamente dos centímetros de longitud en el ventrículo derecho, la más grave que sufrió.

Tal y como informó ayer el subdelegado del Gobierno, Jesús Málaga, a TRIBUNA los hechos sucedieron en torno a la 1.00 de la mañana en el bar La Cuba, de la calle Miñagustín, cerca de la Gran Vía, en cuyo interior se produjo una fuerte discusión entre el hombre, encargado del local, y la mujer, también trabajadora del negocio, que derivó en el fatal desenlace. Tras la llamada recibida en el servicio de emergencias 112, se personaron varias dotaciones policiales, que se encontraron a la mujer tendida en la puerta del bar con múltiples heridas incisas inferidas con un cuchillo de cocina de 15 centímetros en el tórax, el abdomen, las piernas y los brazos, y de las cuales manaba abundante sangre. Los agentes intentaron taponar las heridas para evitar que la víctima se desangrara. En el suelo del establecimiento hostelero, que se encontraba cerrado y sin clientes, se encontraba todavía su presunto agresor, que confesaba a los policías que “había hecho mucho daño a su pareja”. El propio subdelegado manifestó a este periódico que el hombre “se ensañó con su víctima”.

Minutos después se desplazaban al lugar dos ambulancias del servicio de emergencias Sacyl. En una de ellas se trasladó a la mujer hasta el Hospital Clínico, donde fue operada de urgencia y su estado se encuentra, al cierre de esta edición, estable y, en principio, fuera de peligro.

El hombre también fue trasladado en otra ambulancia al hospital tras intentar cortarse las venas y sobre las cinco de la madrugada fue trasladado por los agentes hasta las dependencias de la Comisaría de Policía Nacional de la calle Jardines como presunto autor de una agresión de género. Está previsto que a lo largo del día de hoy pase a disposición judicial una vez efectuadas las diligencias previas. Según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno, la víctima, que al parecer no residía con el presunto agresor, no había presentado ninguna denuncia anterior por maltrato y, por consiguiente, no existía orden de alejamiento.

Se da la circunstancia de que la Audiencia Provincial condenó hace poco más de un mes al detenido a tres años de cárcel y una multa de 18.000 euros por tráfico de drogas y a otro año más por tenencia ilícita de armas. Esta pena le fue impuesta en el mismo proceso en el que se absolvió a El Popi. Precisamente, el establecimiento hostelero donde sucedieron los hechos es un local conocido por la compraventa de droga y varios de sus anteriores propietarios han ingresado en prisión por delitos contra la salud pública.