Una mujer de 83 años mata a muletazos a su marido con cáncer de pulmón y metástasis

"De improvisto, aprovechando el estado de desvalimiento del mismo, que le impedía cualquier defensa efectiva, le propinó hasta 14 golpes con una de las muletas que ella utilizaba", señala inicialmente la acusación pública. El suceso se produjo en Málaga.

La Fiscalía de Málaga ha solicitado la pena de prisión permanente revisable para una mujer de 83 años a la que acusa de asesinar a su marido, de 82 años, que estaba enfermo y requería la ayuda de otras personas, al que, supuestamente, dio hasta 14 golpes con una de las muletas que ella utilizaba.

  

Los hechos sucedieron en julio de 2015 en Rincón de la Victoria (Málaga) en el domicilio familiar. La víctima sufría cáncer de pulmón con metástasis hepática que, según el fiscal, "le había debilitado hasta el punto de que tenía una movilidad muy reducida y le era imprescindible la ayuda de otras personas para todas las actividades".

  

El día 21 de julio de 2015, y una vez que se fueron los familiares que les habían ayudado desde esa mañana, la acusada, dice el ministerio público en su escrito provisional de los hechos, al que tuvo acceso Europa Press, se dirigió hasta donde estaba su marido, que descansaba en un sofá.

  

"De improvisto, aprovechando el estado de desvalimiento del mismo, que le impedía cualquier defensa efectiva, le propinó hasta 14 golpes con una de las muletas que ella utilizaba", señala inicialmente la acusación pública, lo que le produjeron severos traumatismos craneales que le causaron la muerte poco después en el hospital, en el que ya había ingresado en coma profundo.

  

La mujer, "tras ocultar y limpiar la muleta", salió a la calle a pedir ayuda. Para el fiscal, se trata de un delito de asesinato, solicitando la prisión permanente revisable, según la información adelantada por el diario 'La Opinión de Málaga', que señala que es la primera vez que la Fiscalía malagueña reclama esta pena, incluida en la última reforma del Código Penal.

  

El caso se tramita por el procedimiento del Tribunal del Jurado. Inicialmente, se atribuyó el fallecimiento a una caída en su domicilio, al parecer de un sofá, y fue la mujer la que dio a los agentes la versión del accidente fortuito; pero las investigaciones llevaron a concluir que se trataba de un homicidio, al hallarse restos de sangre.