Una muestra sobre el cabrito impulsa la futura marca de calidad

El alcalde de Trabanca, José Luis Pascual, junto al gobernador civil de Guarda (Portugal), Antonio Pacheco, y presidente de la Junta de Freguesía de Freixo de Espada à Cinta (Portugal), Raúl Rocha Ferreira, procedió ayer a la inauguración de la primera muestra de Exaltación al Cabrito, una iniciativa que se coloca en la localidad trabanquina como la antesala hacia la consecución en el futuro de una marca de calidad para los productos derivados del caprino en La Raya.
Miguel Corral

Ese será el objetivo final de esta muestra, amparada en el proyecto Self Prevention que lidera la Agrupación Europea de Cooperación Territorial Duero-Douro y que persigue la recuperación en la zona fronteriza del Parque Arribes de las explotaciones de caprino, un sector que hasta hace unas décadas cobró gran protagonismo en la economía de este territorio y cuya desaparición ha motivado graves efectos colaterales como la proliferación de los incendios forestales.

Y a este respecto se refirió Pascual durante su intervención en el acto inaugural de este certamen, que cuenta con una veintena de expositores dedicados a la oferta de productos derivados de la cabra y una pequeña muestra de razas de esta especie junto a perros mastines y asnos. En su discurso inaugural, José Luis Pascual destacó que este certamen “es la primera piedra de impulso y apoyo a un proyecto que tiene ilusionados a portugueses y españoles”.

En este mismo sentido, apuntó que “Self Prevention es el proyecto que lucha contra las dos lacras de nuestro territorio: la despoblación de las zonas rurales y los incendios que cada año queman buena parte del patrimonio natural y acaban con la ilusión de la gente”.

150.000 cabras
El alcalde trabanquino destacó que “este proyecto es imparable ya que cuenta con el apoyo y la complicidad de las gentes de ambos lados de La Raya porque dará oportunidades a todos los pueblos y generará riqueza y sensación de territorio”, para concluir con el deseo de “ que toda la zona de la frontera tenga pronto una marca de calidad para sus cabras”.

No en vano, el proyecto Self Prevention propone la implantación en ambos lados de la frontera hispano lusa de 150.000 cabras, “una cabra una acción”, esa es la perspectiva de un proyecto para producir 200.000 cabritos al año, creará 500 empleos y prevé la construcción de dos mataderos, uno en España y otro en Portugal, así como la creación de queserías e industrias agroalimentarias relacionadas con los sectores lácteo y cárnico. El objetivo final será crear una industria capaz de representar una Marca de Garantía propia.