Una menor de 15 años fallece al romperse parte de una atracción

Una menor de 15 años falleció ayer y otras dos de la misma edad resultaron heridas de gravedad tras caerse parte de una de las atracciones del parque Tibidabo, en Barcelona. En el siniestro también resultó herido un niño, informó un portavoz del Servicio de Emergencias Médicas (SEM).
Agencias

Las mismas fuentes precisaron que una de las menores, de 15 años, se encontraba en estado crítico por lo que tuvo que ser atendida en el mismo lugar de los hechos, siendo trasladada posteriormente al hospital de la Vall d’Hebron en estado crítico por los politraumatismos que sufrió. Mientras, otra de las jóvenes, también de la misma edad, sufrió un traumatismo craneoencefálico y fue trasladada al Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat (Barcelona).

El tercer herido es un niño al que unos familiares trasladaron, al parecer, al Hospital General de Cataluña, según las citadas fuentes.

El suceso se produjo alrededor de las siete de la tarde. Los cuatro menores se encontraban en la atracción El Péndulo cuando un brazo articulado de ésta cayó sobre otra atracción, denominada Mina de oro por causas que no se han concretado por el momento.

Pese a que el accidente se produjo en torno a las 19.00 horas, lo aparatoso del siniestro dificultó el rescate de la víctima mortal. Así, al cierre de esta edición, los Bomberos continuaban intentando sacar el cuerpo sin vida de la joven de la atracción.

En el momento del accidente unas 4.000 personas disfrutaban de las atracciones en el parque. El siniestro causó mucha alarma entre los testigos, algunos de los cuales, tuvieron que ser atendidos por ataques de ansiedad.

Tras el suceso, se cerró la zona de influencia de la atracción, mientras se evacuó el parque de forma progresiva. Varias dotaciones de los Mossos d’Esquadra, de los Bomberos de Barcelona y de la Guardia Urbana se desplazaron hasta el parque de atracciones, situado en la montaña del Tibidabo, para atender a los heridos.

El montaje de la atracción. El Péndulo del Tibidabo llevó tres días de trabajo y fue llevado a cabo por cinco técnicos italianos y un ingeniero. La instalación llegó de Italia el 26 de julio de 2006 y entró en funcionamiento en agosto de ese año. Una vez finalizado el montaje se hicieron pruebas de regulación, carga y sistemas de emergencias, según informó el parque cuando se puso en marcha la atracción.

El Péndulo sube 38 metros de altura y baja al vacío en una velocidad de 100 Km/h en 2,8 segundos. Tiene un brazo articulado de 25 metros de largo que sujeta una góndola, que tiene una capacidad para cuatro personas. Tras la caída libre, la góndola de la atracción hace un recorrido de 50 metros de manera pendular. Al menos doce personas han fallecido en accidentes ocurridos en parques de atracciones y ferias en España desde 2000, ocho de ellas menores.