Una inyección de más de 4,5 millones de euros en plena campaña de Navidad

Clientes en el Mercado Central de Salamanca.

La economía local espera aprovechar el efecto del ingreso adicional que supone la parte de la extra que cobrarán empleados de Junta y Ayuntamiento, y la que ya han cobrado los del Estado y la Diputación. Regalos, alimentación y hostelería, los más beneficiados.

El pago casi inmediato de una parte, otra más, de la extra de Navidad que se arrebató en 2012 a los trabajadores del sector público en Salamanca puede ser un espaldarazo para la campaña de Navidad, fundamental para el sector del comercio y de la que dependen buena parte de los resultados anuales. Una magnífica noticia para una actividad vital en el empleo en Salamanca que sufrió de manera directa la supresión de esta paga hace tres años.

 

El pago en la nómina de noviembre, que previsiblemente empezará a abonarse a partir del viernes, de una cantidad media de entre 300 y 600 euros para los 12.000 empleados de Junta y Ayuntamiento va a suponer una inyección económica importante para afrontar los gastos de Navidad. Según una estimación, la parte correspondiente al 26% de la extra que van a cobrar los 980 trabajadores del Ayuntamiento supondrá unos 400.000 euros; y el 50% adeudado que van a ingresar los casi 11.000 trabajadores que tiene la Junta en sus servicios provinciales sumarán cerca de 4 millones de euros.

 

En total, cerca de 4,5 millones de euros que insuflarán a la economía salmantina un importante impulso en una época clave. A los que hay que añadir los que recientemente han ingresado los trabajadores de la administración del Estado, 5.000 en Salamanca (1,5 millones aproximadamente), y los de la Diputación de Salamanca: en ambos casos, un 25% de lo que se les quitó.

 

Esta inyección va a mejorar las espectativas del comercio de cara a la campaña navideña. De hecho, era esperada por comerciantes y también por la hostelería, que pronto tendrá que afrontar las comidas y cenas de Navidad. Estos dos sectores fueron los más afectados hace tres años con la supresión de la paga, aunque cuentan con que el efecto de recuperarla no será el mismo que al perderla. Regalos, alimentación y hostelería van a ser los más beneficiados.

 

Según los sindicatos, los empleados públicos han tenido que hacer muchos sacrificios en estos años, porque también han tenido que soportar la congelación de salarios durante años y las rebajas de otros derechos, como la eliminación de días libres y permisos o el aumento de la jornada. Con todo, estiman que la mayoría de este ingreso se quedará en la economía local.