Una investigación recoge que hasta dos tercios de los casos de cáncer se deben a... la mala suerte

"A la gente le gusta creer que hay una razón. Y el motivo real en muchos casos no es que uno no se comportó como era debido o que se expuso a alguna mala influencia del ambiente, fue sólo que esa persona tuvo mala suerte".

Hasta dos tercios de los casos de cáncer de varios tipos pueden ser atribuidos a mutaciones aleatorias del ADN y no a factores hereditarios o factores de riesgo, según un estudio publicado por la revista 'Science' que muestra como dichas mutaciones se acumulan en varias partes del cuerpo durante la división celular normal.

 

Los investigadores estudiaron 31 tipos de cáncer y descubrieron que 22 de ellos, incluyendo la leucemia y el cáncer de páncreas, huesos, testículos, ovarios y cerebro, podrían ser explicados en gran medida por esas mutaciones aleatorias: básicamente mala suerte biológica.

 

Los otros nueve tipos, entre ellos el cáncer colorrectal, el cáncer a la piel conocido como carcinoma de células basales y el cáncer pulmonar vinculado al consumo de tabaco, eran más fuertemente influenciados por factores genéticos y ambientales, como comportamiento de riesgo o exposición carcinógena.

 

"Cuando alguien se enferma de cáncer, las personas quieren saber de inmediato por qué", dijo Bert Vogelstein, oncólogo del Hospital Universitario de Medicina Johns Hopkins, en Baltimore, quien dirigió el estudio junto al biomatemático Cristian Tomasetti, también de este mismo centro.

 

"Les gusta creer que hay una razón. Y el motivo real en muchos casos no es que uno no se comportó como era debido o que se expuso a alguna mala influencia del ambiente, fue sólo que esa persona tuvo mala suerte", ha dicho. "Es como perder en la lotería", ha valorado.

 

Tomasetti ha manifestado que las mutaciones dañinas se producen "sin ninguna otra razón particular más que la aleatoriedad", dado que las células madre del organismo se dividen en varios tejidos.

 

Así, ha puntualizado que el estudio indica que cambiar el estilo de vida y hábitos como el fumar para evitar el riesgo de cáncer podrían ayudar a evitar ciertos tipos de la enfermedad, pero que para otros no sería tan efectivo. "Es por eso que deberíamos centrar más investigación y recursos en encontrar formas de detectar esos cánceres en etapas tempranas y más curables", ha valorado Tomasetti.

 

Los investigadores trazaron la cifra acumulativa de las divisiones a lo largo de la vida en las células madre de un tejido determinado --por ejemplo en los pulmones o colon-- y las compararon con el riesgo de cáncer en la vida de ese tejido.

 

En términos generales, los tejidos que pasan por más divisiones --incrementando de ese modo la probabilidad mutaciones aleatorias-- eran más propensas a tener tumores. El estudio no cubrió todos los tipos de cáncer. Así, no se consideraron el cáncer de mama ni el de próstata porque los investigadores no pudieron determinar tasas confiables de división de las células madre.