Una herramienta tecnológica de vanguardia para potenciar el despegue del sector gastronómico

Planta de acceso del Centro de Innovación Gastronómica.
Ver album

La Cámara de Comercio da a conocer el Centro de Innovación Gastronómica, un punto de encuentro para un sector pujante que se sirve de las últimas tecnologías para la puesta en valor integral, desde el producto y su promoción a la elaboración y presentación al público.

Ha habido que esperar meses por culpa de algunas trabas, pero el Centro de Innovación Gastronómica es ya una realidad. Una magnífica noticia para un amplio abanico de profesionales e iniciativas de este sector porque van a poder contar con sus instalaciones para sus actividades, algo fundamental para un sector totalmente en auge. Y por las especiales características del centro, seguro que va a ser una herramienta fundamental para innovar.

 

"Es una herramienta para los empresarios y todo el sector de la gastronomía". Así lo define el presidente de la Cámara de Comercio, Juan Antonio Martín Mesonero, que ha asistido este lunes a la presentación de las nuevas instalaciones a un grupo seleccionado de medios de comunicación. Una experiencia que pronto podrán disfrutar tanto los profesionales como su público. 

 

Al acceder lo primero que destaca es el 'recibimiento' de un sistema de realidad virtual que hace de llave y que da una primera idea de uno de los recursos que caracterizan al centro: la utilización de las tecnologías. Esto ha sido posible gracias a la participación de las dos universidades de la ciudad, la de Salamanca y la UPSA, que se ocupan del diseño del espacio, la continuidad del discurso que nos lleva de una estancia a otra y de 'gadgets' tecnológicos como una proyección en tres dimensiones que será uno de los atractivos de la zona de acceso.

 

La entrada se hace por la denominada 'Despensa', el área de promoción, donde será posible que las empresas y productores que lo deseen puedan pujar por los mejores espacios, ya sea en tres 'islas' o en sus estanterías. Lo que el centro ofrece aquí es su capacidad para convertirse en escaparate de los últimos productos, gracias a una imagen muy trabajada y que, además, será actualizada periódicamente por integrantes del máster en decoración de interiores de la Universidad de Salamanca.

 

El recorrido nos lleva después de la 'Despensa' a la 'Cocina', pasando antes por un decantador de olores que se convierte en el primer reto de los que marca el discurrir por el edificio. Ya en la cocina, nos encontramos con unos fogones profesionales, con algunas de las últimas tecnologías en maquinaria de hostelería y cocina, y conectada por cámara con la sala de reuniones o conferencias, con lo que es posible hacer una presentación mientras los asistentes ven lo que se cocina a unos metros; la cocina, acristalada, permite ver desde fuera lo que se 'cuece' en su interior. Este es el lugar pensado para la creación, tanto de profesionales como para empresas. 

 

Las zonas de paso entre espacios son las zonas didácticas de conocimiento y de contacto sensorial: es posible conocer aromas, palpar texturas, observar colores.... Finalmente, el Salón es el lugar para  la  visualización y degustación  de  la  investigació  aplicada. Está preparado para dar a conocer nuevos productos, acoger foros de debate o intercambios de conocimientos gastronómicos. La joya del lugar es una mesa multimedia casi única en España, ya que solo hay una similar en el último restaurante de uno de los cocineros españoles con estrella Michelin.

 

Este equipamiento permite que, por ejemplo, en una degustación de cerveza artesanal (la propuesta en el estreno de este lunes), podamos conocer el proceso de su elaboración, las cualidades de sus ingredientes, la presentación... Esta sala se completa con el Jardín de las Especias, un colorido conjunto de cajones que recibirá las aportaciones de los profesionales que pasen por el Centro de Innovación Gastronómica.

 

GRANDES POSIBILIDADES

Con estas características, el nuevo centro se convierte en un referente para el sector de la gastronomía, una de las bazas de la economía española en estos momentos. Sus instalaciones tienen unas enormes posibilidades ya que permiten acoger desde pequeñas presentaciones a la promoción de nuevos productos gastronómicos, cursos sobre las últimas tendencias, formación complementaria a la de las escuelas de cocina y cursos que permitan compartir conocimientos, escenario para la experimentación y la innovación entre los profesionales... los medios de su cocina, las aplicaciones tecnológicas de sus instalaciones y el concepto de su imagen serán una pieza clave para mejorar las empresas gastronómicas.