Una galaxia de formación estelar en el Universo temprano desafía las teorías

Galaxia de formación estelar
El observatorio espacial Herschel de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha descubierto una galaxia muy lejana formando estrellas más de 2.000 veces más rápido que nuestra propia Vía Láctea. Visto en un momento en que el universo tenía menos de mil millones de años de edad, su mera existencia desafía las teorías de la evolución de las galaxias, según han indicado los expertos.



MADRID, 18 (EUROPA PRESS)



La galaxia, conocida como HFLS3, aparece como poco más que una mancha roja tenue en imágenes del instrumento Multi-tiered Extragalactic Survey (HerMES) del observatorio Herschel. Sin embargo, las apariencias engañan: esta pequeña mancha en realidad es una fábrica de estrellas de gran capacidad, donde el gas y el polvo se transforma violentamente para formar nuevas estrellas.

Nuestra propia Vía Láctea forma estrellas a una tasa equivalente a una masa solar por año, pero HFLS3 se ve que está produciendo nuevas estrellas a más de dos mil veces más rápido ese ritmo. Esta es una de las más altas tasas de formación estelar jamás vistas en cualquier galaxia.

La distancia extrema de HFLS3 significa que su luz ha viajado por casi 13.000 millones de años a través del espacio antes de llegar a nosotros. Por lo tanto, vemos que existía en el universo infantil, tan sólo 880 millones años después del Big Bang, o al 6,5% de la edad actual del Universo.

Incluso a esa temprana edad, HFLS3 ya estaba cerca de la masa de la Vía Láctea, con alrededor de 140.000 millones de veces la masa del Sol en forma de estrellas y material de formación de estrellas. Después de otros 13.000 millones de años, debería haber llegado a ser tan grande como las galaxias más masivas que se conocen en el universo local.

Esto hace que el objeto sea un enigma. Según las teorías actuales de la evolución de las galaxias, las galaxias más masivas, como HFLS3, no deben estar presentes poco después del Big Bang.

Se considera que las primeras galaxias deben ser relativamente pequeño y ligero, con sólo unos pocos millones de veces la masa de nuestro sol. Forman sus primeras estrellas a un ritmo Se forman las primeras estrellas a ritmos de algunas veces lo que se produce en la Vía Láctea.

Las galaxias pequeñas crecen alimentándose de gas frío del espacio intergaláctico y fusionándose con otras galaxias pequeñas. Por lo tanto, la búsqueda de la edad en que las primeras galaxias masivas aparecieron puede limitar teorías de la evolución de galaxias. Pero esto no es fácil.

"Buscar los primeros ejemplos de estas fábricas de estrellas masivas es como buscar una aguja en un pajar, y el conjunto de datos de Herschel es muy rico", dice Dominik Riechers, de la Universidad de Cornell, quien dirigió la investigación.

"Esta galaxia en particular llamó nuestra atención porque era brillante, y sin embargo, muy roja en comparación con otros como ella", dice el co-investigador Dave Clements, del Imperial College de Londres.