Una funcionaria de la Diputación defiende la "legalidad" de la oposición que suspendió Triana

También niega que Isabel Carrasco diera órdenes para perjudicar a Triana.

Miembros del tribunal de la oposición a ingeniero en telecomunicaciones a la que se presentó Triana Martínez, en enero de 2011, para cubrir una plaza en la Diputación de León han negado ningún tipo de orden, ni procedente de sus superiores en la Institución provincial, ni de la propia presidenta Isabel Carrasco para perjudicar a Triana en ese proceso selectivo.

 

La jefa del tribunal de la oposición y también jefa del Servicio de Asistencia a Municipios (Sam) ha dicho que conocía a Triana desde 2008 y que el primer ejercicio sólo lo pasó otra persona, quien finalmente obtuvo la plaza, que obtuvo un 5, 9, mientras que Triana Martínez sacó en el ese examen "una nota muy baja, como un 2". El límite para aprobar era un 5.

 

Así se ha pronunciado la jefa del Sam este martes, dentro del proceso que juzga el asesinato de la que fuera presidenta de la Diputación de León y presidenta del PP provincial Isabel Carrasco y que sienta en el banquillo de la Audiencia Provincial de León a la autora confesa del crimen, Montserrat González, a su hija Triana Martínez, y a la policía local Raquel Gago.

 

La responsable del tribunal de la oposición ha dicho que el segundo ejercicio, que sólo lo realizó una única persona, quien había aprobado el primero, también lo presenció Triana Martínez que incluso grabó el momento de la lectura del examen, algo que causó "molestias" entre los miembros del tribunal. "Dije a Triana que había que pedir autorización a la persona que se estaba examinando para grabar, pero ella siguió grabando", ha precisado.

 

Esta misma testigo también ha confirmado tener una relación "fluida por motivos de trabajo" con Isabel Carrasco, pero que "nunca" le dijo nada "ni sobre que había que perjudicar a Triana ni favorecerla". "Si la oposición fuese imparcial la recurriría", ha añadido a preguntas de la acusación.

 

También ha insistido que Triana Martínez no recurrió esa oposición o que al menos no que a ella le conste. Versión que ha sido ratificada por otros miembros del tribunal que participaron en esa oposición y que han prestado también declaración.

 

PIDIÓ EL TELÉFONO AL SECRETARIO

 

El secretario del tribunal de la posición ha asegurado que Triana Martínez, previamente a la realización del examen, le pidió el teléfono y que el prefirió "no dárselo" y "guardar las distancias" a partir de ese momento con ella porque es "muy pulcro" con el proceso de selección y pensaba que ella podía pedirle algún tipo de favor.

 

Además, ha añadido que Triana Martínez solicitó ver el examen de la persona que había aprobado la primera prueba, algo que se le concedió, pero que no recurrió el procedimiento ni impugnó las preguntas. Además, también estuvo presente, por petición propia, en la realización del segundo examen. "Si la oposición no hubiera sido limpia habría recurrido", ha dicho el secretario, que ha afirmado que destaca porque le gusta "hacer bien las cosas".

 

Este martes, también ha prestado declaración un asesor técnico del tribunal de la oposición, quien ha dicho que estuvo en la realización del segundo examen y que lo corrigió en Valladolid y después se lo envió al tribunal de la oposición de la Institución provincial.

 

Unas declaraciones que contrastan con la que realizó la propia Triana Martínez en la propia Audiencia de León cuando aseguró que Isabel Carrasco le había impedido acceder a la plaza que había sido "creada" para ella. "Ella (Isabel Carraco) se encargó de poner un tribunal", aseguró. Además, Triana dijo en su interrogatorio ante el juez que después "ella (Isabel Carrasco) amortizó la plaza para que nunca tuviera la oportunidad de presentarme de nuevo".