Una final digna de un rey

ÉXITO ASEGURADO. Dos históricos frente a frente, el Atlético busca el doblete y el Sevilla levantar su sexto título en cuatro años. BAJAS. El conjunto andaluz, ya mermado, pierde a Luis Fabiano; el Atlético, con todo
EFE

El desenlace de la Copa del Rey, que tendrá lugar en el Camp Nou de Barcelona, será una final inédita entre dos históricos, el Atlético de Madrid, que buscará el doblete en esta campaña tras el éxito de la Liga Europa, y un Sevilla FC que ansía levantar su sexto título en los últimos cuatro años.

Un ambiente espectacular, con unos cuarenta mil espectadores por cada equipo, añade más ingredientes a un partido que promete fútbol, intensidad y tensión en un nuevo capítulo de la máxima rivalidad de los últimos años entre ambos conjuntos, de los que en la noche de hoy saldrá el campeón de la presente edición de la Copa.

La formación andaluza no ha desplegado un fútbol brillante en esta campaña, hasta el punto de que las dudas en el rendimiento forzaron la destitución de Manolo Jiménez como técnico y la llegada al banquillo de Antonio Álvarez. Pese a esa irregularidad, la calidad del bloque que se ha asentado en los últimos años ha dado para llegar a los octavos de final en la Champions, ser cuartos en la Liga y a la final de la Copa, con eliminación incluida del FC Barcelona.

Para este partido, Álvarez acude con una plantilla muy mermada tanto en la defensa como en el ataque, por lo que ha tenido que echar mano de varios jugadores de la cantera. A las conocidas bajas por lesión en la zaga del argentino Federico Fazio, el serbio Ivica Dragutinovic o Fernando Navarro, se unen otras en la delantera como las del argentino Lautaro Acosta y la más llamativa, la del número nueve titular de la selección brasileña, Luis Fabiano, quien no se ha recuperado de un problema muscular. Por contra, Negredo, finalmente podrá jugar.

Enfrente estará el Atlético, que no levanta un título de Copa del Rey desde hace catorce años, demasiado tiempo para el cuarto club más laureado en este torneo y que, apenas una semana después de conquistar la Liga Europa, en una sufrida final contra el Fulham en Hamburgo (2-1), ya tiene la mente en el doblete, un éxito impensable hace unos cuantos meses.

Ahora opta al segundo título, en un choque en el que el técnico saldrá con toda su artillería, liderada por Diego Forlán, autor de los dos tantos de la final continental frente al Fulham y que cumple 31 años, y Sergio Kun Agüero. El ariete uruguayo, que nunca ha marcado gol al Sevilla, aunque lleva 145 goles oficiales en España, y el atacante argentino, un futbolista decisivo y fundamental para su equipo. Quique Sánchez Flores ha desplazado a todos sus jugadores disponibles, con las únicas bajas de Sergio Asenjo y Borja González, con sendas roturas del ligamento cruzado anterior de la rodilla, además de Mariano Pernía por una gastroenteritis.