Una fiesta de cumpleaños por todo lo alto

El pabellón y el equipo azulón no quisieron dejar pasar una noche como ésta para felicitar a uno de los artífices de este triunfo: Alberto Miranda.

Difícilmente olvidará Alberto Miranda la noche de su 37 cumpleaños. Y es que los astros se alinearon de tal forma que este 26 de noviembre, el técnico charro tenía que dirigir con sabia batuta a Perfumerías Avenida ante uno de los grandes de Europa: el Fenerbahce turco.

 

El técnico salmantino ha salido airoso de una prueba como ésta, y lo ha hecho además demostrando un gran trabajo de 'pizarra'. Jugadas ensayadas en los entrenos y que salieron a la perfección, variantes defensivas que bloquearon a las turcas... muchos detalles para llevarse envueltos con un gran lazo a modo de regalo.

 

Al final, aunque no hubo pasteles, sí hubo felicitación, ya que hasta unos jovencísimos aficionados le cantaron el cumpleaños feliz desde el parquet de Würzburg con la victoria ya en el bolsillo. Sin embargo, en esta ocasión, seguro que la satisfacción del trabajo bien hecho bien le bastó como regalo.